Barra de Santiago impulsa la protección y conservación de los recursos costero-marinos

Música, gastronomía, artesanías, iniciativas turísticas y mucho más fueron parte de un festival alusivo a la protección y conservación de los recursos costero-marinos que se desarrolló en el sitio Ramsar Barra de Santiago, ubicado en el municipio de Jujutla, Sonsonate, en el marco del mes de los humedales.
Hasta ahí llegaron representantes de comunidades aledañas como Metalío, del municipio de Acajutla; y de Garita Palmera, de San Francisco Menéndez; para conocer cómo ha sido la experiencia y el aprendizaje de sus vecinos de Barra de Santiago.
Destacaron las iniciativas de conservación de biodiversidad, en especial de tortugas marinas a través de recolección de sus huevos y corrales de incubación que son organizadas por las asociaciones de tortugueros locales como la Asociación de Desarrollo Comunal de Mujeres de la Barra de Santiago (AMBAS) y la Asociación para la Conservación de las Tortugas Marinas de Barra de Santiago (ACOTOMBAS).
Con expresiones culturales como desfile y obras de teatro, las comunidades y centros escolares de la zona demostraron los esfuerzos que se realizan para la conservación de la biodiversidad, en coordinación con instituciones como el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), autoridades locales y organizaciones no gubernamentales.
Otras iniciativas de conservación realizadas incluyen la restauración ecológica de manglar, medición de los parámetros físicos químicos del espejo de agua para conocer el impacto de las acciones, restauración con siembra de mangle en áreas degradadas y afectadas por los incendios forestales.
Este sitio fue declarado como Humedal de Importancia Internacional el 23 de julio de 2014 por la Convención Ramsar. Destaca por ser la principal zona de manglar del área occidental del país, donde habitan especies como el caimán y el cocodrilo.
Barra de Santiago posee la mayor extensión de manglar del lado occidental del país, así como el refugio más importante de vida silvestre de caimanes, cocodrilos, y otros reptiles como las tortugas marinas que anidan en esas playas.
Este sitio tiene un ecosistema único y posee la mayor extensión en El Salvador de los manglares que se denominan manglares del Pacífico Norte de Centroamérica, caracterizado por abundante lluvia, la continuidad de pantanos salobres y dulces, y bosque de saturación que se encuentran cerca. También sobresalen sus playones intermareales en el estuario y la biodiversidad asociada tanto acuática como terrestre, incluyendo las aves, mamíferos, muchos ríos confluyen aquí, y ocurre mucha migración terrestre y acuática a través de los ríos de la montaña y hacia la montaña El Imposible.