7,600 libras de plástico han sido extraídas de los ríos

Un total de 7,600 libras de plástico ha sido extraído en puntos críticos de los ríos donde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) ha colocado riobardas.
Las zonas donde se saca más plásticos son en La Canoa, departamento de San Miguel; y en Puerto Parada, Usulután, ambos afluentes del río Grande de San Miguel.
Alexander Gil, director de Seguridad Hídrica del MARN, comentó que con la llegada de la época seca, las condiciones de los ríos cambian y también disminuye la cantidad de desechos. Sin embargo, se pueden determinar posibles factores en los cuales se debe intervenir antes de la llegada de la próxima época lluviosa, ya que no es solo se trata de extraer los plásticos retenidos.
“Por ejemplo, en ríos más caudalosos, como el Grande de San Miguel, cuando se instaló la riobarda en Puerto Parada, su longitud era suficiente. Ahora que el caudal va disminuyendo y bastante, el agua busca por dónde correr y se lleva los envases por otro espacio donde no cubría la riobarda”, señaló Gil. Por eso hubo que incrementar su longitud a 55 metros de largo.
Los envases de pesticidas y agroquímicos son otro de los factores a tomar en cuenta en materia de educación ambiental, destacó el director de Seguridad Hídrica. De igual forma, los envases coloreados pet de algunas marcas de bebidas energizantes, que no son reciclables.
El MARN también registra la extracción de 10,500 libras de desechos orgánicos, como ramas y tierra, entre otros; por lo que enfocará acciones de intervención aguas arriba, como canaletas de infiltración, para evitar la erosión y ayudar al recurso hídrico.
Gil también destacó la colaboración de las comunidades aledañas a las zonas donde han sido instaladas las riobardas. “Lo más importante es la organización y la logística para la limpieza y el mantenimiento que necesitan, porque cada una tiene una dinámica y un comportamiento totalmente diferente, es por eso que se toma en consideración que la gente local se haga cargo”.
La participación de otros actores locales y municipales también es clave. Para muestra, la Universidad Gerardo Barrios, en sus sedes de San Miguel y Usulután, a través del Comité Verde, se ha sumado a este esfuerzo y realizará con sus estudiantes una campaña de recolección de botellas plásticas para la elaboración de otras riobardas.
El MARN tiene solicitudes de ocho alcaldías para la instalación de estas mallas rellenas de botellas plásticas de cierto tamaño que se colocan a lo ancho de los sitios previamente identificados, con el objetivo de retener los desechos flotantes que son arrastrados por el caudal. Y el Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES) también ha incluido en sus planes de manejo la instalación de otras seis riobardas en diferentes puntos para este 2020.