Vulcanología

 

cadena-volcanica-el-salvador

En esta área se desarrolla el monitoreo e investigación de los volcanes activos del país, con el propósito de orientar acciones de prevención y protección de la población e infraestructura social ante erupciones volcánicas,  y reducir la vulnerabilidad ante esta amenaza.

El Área de Vulcanología depende de la Gerencia de Geología. Está formada por una coordinación y dos profesionales en vulcanología quienes realizan el monitoreo de los principales volcanes activos del país.

Entre las actividades está la vigilancia de los seis principales volcanes activos:

  • Ilamatepec en Santa Ana,
  • Izalco en Sonsonate,
  • Boquerón  y Lago de Ilopango en San Salvador,
  • Chichontepec en San Vicente y
  • Chaparrastique en San Miguel.

Para realizar el monitoreo sísmico en los volcanes, la Red de Estaciones Sísmicas cumple una doble función, además de registrar la actividad sísmica también registra la actividad sísmica de los principales volcanes activos.

Además, se dispone de equipo tecnológico que permite la vigilancia de los volcanes las 24 horas del día, tales como: tres cámaras web, una  ubicada en el cerro verde desde el cual se vigila los volcanes Ilamatepec en Santa Ana e Izalco en Sonsonate; una segunda ubicada en las oficinas centrales del MANR dirigido hacia el volcán El Boquerón en San Salvador y la tercera instalada en El Pacayal desde el cual se monitorea el Volcán Chaparrastique en San Miguel.

También se realizan otras técnicas de monitoreo como: la geoquímica consiste en hacer mediciones de temperatura en fumarolas y cráteres con cámara termográfica (mide la temperatura) y termocuplas manuales (termómetro para medir temperaturas altas). Otra de las técnicas aplicadas es la medición de deformación en los volcanes (grietas y fracturas), cuyos datos sirven para evaluar la peligrosidad de un volcán.

Con el resultado del monitoreo, se elaboran informes técnicos y escenarios de amenaza volcánica a ser utilizada en estudios de reducción de riesgos y ordenamiento del territorio y que se complementa con la creación de Sistemas de Alerta Temprana (SAT) ante  erupciones volcánicas.

Se cuenta con un base de datos actualizada sobre erupciones pasadas, estudios vulcanológicos y zonas afectadas por diferentes procesos eruptivos.

Paralelamente se coordinan y ejecutan diversos estudios sobre peligrosidad volcánica, evaluaciones del volcanismo histórico y régimen tectónico antes y después de erupciones a fin de mejorar el conocimiento sobre los volcanes para la alerta temprana, incluyendo acciones de reducción de riesgos. Se  utilizan simuladores numéricos que permiten simular procesos eruptivos y delimitar zonas que podrían resultar afectadas a contribuir en la reducción de la vulnerabilidad de exposición de la población.

Se ha formado una red de profesionales (o comité técnico) en vulcanología, de la Universidad de El Salvador con quienes se intercambia información científica. También se coopera con instituciones como INSIVUMEH en Guatemala e INETER de Nicaragua en el monitoreo regional de los volcanes  y en el desarrollo de proyectos conjuntos.

Han sido tierras atractivas por su espectacularidad  y abundancia de recursos naturales útiles para la vida.

cadena-volcanica-el-salvador-foto-660x413

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


13 abril, 2013