Vigilancia Volcánica


La vigilancia volcánica consiste en realizar mediciones sistemáticas y periódicas de diferentes parámetros físicos y químicos de los volcanes activos con el objetivo de establecer las LÍNEAS BASE de su comportamiento e identificar cambios que puedan indicar una posible reactivación volcánica.

La medición de estos parámetros se realiza a través de diferentes técnicas de monitoreo y con el apoyo de los observadores locales.
Los volcanes que se monitorean a través del Programa de Vigilancia Permanente y las redes de instrumentación son el de San Miguel, el de San Salvador, el de Santa Ana, el volcán de San Vicente y el de Izalco. También se realizan tareas de vigilancia en el Lago de Ilopango.



Compartir en:


6 noviembre, 2013