Viceministro Ibarra comparte posición de país en marco de COP23


El viceministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Ángel Ibarra, participó en el foro “Expectativas y cumplimiento del Acuerdo de París y posición de El Salvador en el marco de las negociaciones del clima”, organizado por la Unidad Ecológica Salvadoreña y la Fundación Heinrich Böll.

En su ponencia el funcionario explicó que El Salvador participa activamente en el proceso de negociación. “El lunes, en Alemania, comenzó la COP 23. Se aborda el Protocolo de Kioto y también se aborda el Acuerdo de París. La delegación de El Salvador ya está en Alemania”, comentó.

Ibarra enfatizó en que uno de los principales objetivos en la Conferencia de las Partes (COP23) sobre Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es insistir que Centroamérica es una de las zonas más sensibles del Trópico a los efectos del cambio climático. “Esa es una cuestión que está demostrada científicamente, pero que no se incorpora todavía en el marco de las negociaciones climáticas”.

Otro de los puntos a destacar es el compromiso que como país se ha asumido en cuanto a la reducción de los gases de efecto invernadero. “El Salvador se ha comprometido, de acuerdo con las Contribuciones Nacionalmente Determinadas, a avanzar en términos de mitigación. Es decir, que se ha comprometido a reducir los gases de efecto invernadero en más del 45 % de aquí al año 2025 sin ser un país responsable por la contaminación atmosférica con gases de efecto invernadero”, explicó.

Agregó que, “estamos demandando recursos y medios de implementación para las acciones que El Salvador tiene planteadas en materia de adaptación, pérdidas y daños, que es lo que sustenta nuestro Plan Nacional de Cambio Climático, y además que se incorpore el tema del financiamiento en el Fondo Verde del Clima y la transferencia de tecnología”.

Ibarra contó que se han buscado aliados más allá de la zona centroamericana y de América Latina, y que “El Salvador es uno de los países más activos en el grupo de negociación G77 + China, que involucra hoy a 134 países, es decir casi las dos terceras partes de la Convención de Cambio Climático. Entonces tenemos condiciones políticas, esclarecimiento de nuestras metas y objetivos por los cuales ir a la disputa a la negociación, en Alemania”, destacó.

En el evento, que se da en el marco de la COP 23 que se desarrolla en Bonn, Alemania, y como parte de la Campaña Global Justicia Climática, participaron liderazgos de diferentes comunidades de Ahuachapán, Sonsonate y San Salvador.

Luis González, parte del equipo de UES, señaló que es importante analizar los avances que se han tenido en materia de cambio climático. “Esta actividad es importante de cara a cómo en El Salvador se han venido viviendo los impactos del cambio climático en la agricultura, el agua, la biodiversidad, y cómo hay muchas comunidades muy vulnerables que tienen poco capacidad de hacerle frente a estos impactos”, dijo.

González destacó que “el MARN le ha dado fiel cumplimiento a la política de participación ciudadana del gobierno. Ha estado abierto a incluir la postura de la sociedad civil en las discusiones climáticas. En las diferentes COP, siempre nos ha incluido en las delegaciones oficiales para participar. Y, sin duda, creemos que cuando el gobierno de El Salvador lideró al SICA, que tuvo la presidencia pro témpore, fue cuando el SICA tuvo la mejor postura, el mejor posicionamiento, a nivel regional y que incluyó la mayoría de los elementos que pedía la sociedad civil para el Acuerdo de París”.

Desde la perspectiva de los pueblos indígenas, Bety Pérez, del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), compartió sus dudas respecto a la posición del país en esta Cumbre y resaltó el trabajo que se hace desde los diferentes espacios en donde participan.

“Como pueblos indígenas, a partir de todos estos procesos nacionales, regionales y en el ámbito más internacional, también participamos y tenemos incidencia. Por lo general, en todas las COP también los pueblos indígenas estamos reunidos allá en Alemania”.

Para Mercy Palacios, responsable de tema gestión de riesgos y cambio climático de la Federación Luterana Mundial, del programa en Centroamérica, se han realizado avances importantes.

“Durante los últimos años, la Federación ha tenido un acercamiento sistemático con el Gobierno, principalmente con el MARN. Hemos tratado de articular, como organizaciones basadas en la fe, esfuerzos en temas como adaptación, pérdidas y daños. Consideramos que el Gobierno de El Salvador, a través de sus negociadores, está avanzando positivamente para la búsqueda de soluciones que el país necesita”.

Además, Palacios considera que “el posicionamiento del MARN vinculado a los límites de temperatura, a pérdidas y daños, a la exigencia que hay en materia de financiamiento para el tema de adaptación, es el que recoge las necesidades que como organizaciones no solamente basadas en la fe sino de la sociedad civil hemos venido impulsando durante los últimos años”.

En el foro también participaron con ponencias, el representante de la Fundación Heinrich Böll, Hans Jenze, y del equipo de UNES, Luis González.

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


8 noviembre, 2017