Bahía de Jiquilisco

Incluye además, una zona de pantanos herbáceos, carrizales y tulares en el sector donde el río Grande de San Miguel desemboca en los manglares de la bahía. En el sector oriental de la bahía (Samuria) se pueden observar árboles de mangle de gran porte y en excelente estado de conservación.El Complejo Bahía de Jiquilisco fue declarado Humedal de Importancia Internacional por la Convención Ramsar el 31 de Octubre de 2005, siendo el segundo declarado como tal para El Salvador y el número 1586 en la lista de la Convención Ramsar.La Bahía de Jiquilisco constituye la mayor extensión perenne de hábitats de humedales en el país. Está formada por numerosos esteros y canales, barras de arena y playas. Posee un conjunto de islas de diverso tamaño, manglares, bosques estacionalmente saturados, conectados con el manglar en Normandía, El Tercio y Chahuantique.

Este humedal constituye el hábitat de miles de aves marino-costeras, así como el único sitio de anidación para algunas de ellas.

Además sirve de refugio para varias especies amenazadas entre las que se encuentran: el Mono Araña, Tortugas Marinas y el Cocodrilo. En  la bahía y los esteros asociados a ésta, se encuentran importantes bancos de moluscos y crustáceos que sirven como sustento a buena parte de la población local.

mapa-bahia-jiquilisco

Figura 1. Mapa del Sitio Ramsar Complejo Bahía de Jiquilisco.

 

barra_colores_interna

Datos Interesantes de la Bahía de Jiquilisco

Ubicación: se encuentra en la región oriental de El Salvador, formando parte de la planicie costera localizada en el extremo sur del país, discurriendo en colindancia y paralelamente a la costa del Océano Pacífico.

Departamentos: Usulután

Municipios: Jiquilisco, Puerto El Triunfo, Usulután, San Dionisio, Concepción Batres y Jucuarán.

Superficie del Humedal: 31, 699 ha

Altitud: mínima =0 m.s.n.m; máxima= 40 m.s.n.m

Regiones hidrográficas: entre los ríos Lempa y Grande de San Miguel, Cuenca del río Grande de San Miguel, y entre los ríos Grande de San Miguel y Goascorán.

 Eco-regiones (biogeografía): incluido en la ecorregión de los Bosques Secos Centroamericanos

barra_colores_interna

Documentos

 

Bienes y servicios

Este Humedal Ramsar contribuye al control de inundaciones, depuración y almacenamiento del agua, producción pesquera, producción de madera, recarga de acuíferos, fijación de carbono y regulación climática, protección y estabilización de la línea de costa, así como belleza escénica.

Flora y fauna

En la Bahía de Jiquilisco existen formaciones de manglar entre las cuales están: Mangle Colorado (Rhizophora mangle), Mangle Rojo (Rhizophora racemosa), (Rhizophora harrisonii), Mangle Rojo Gigante, Madresal (Avicennia germinans), (Avicennia bicolor), Botoncillo (Conocarpus erecta), e Istatén (Laguncularia racemosa); donde las mejores muestras de este tipo de vegetación se encuentran en el sector oriental de la Bahía.

En los bosques estacionalmente saturados destaca el Mangle de Agua Dulce (Bravaisia integérrima), el Papaturro (Coccoloba floribunda, Coccoloba caracasana), Ojo de Venado (Mucuna holtonii), Mongollano (Pithecellobium dulce), Carbón (Prosopis juliflora), diversas especies de Ficus sp., Hule (Castilla elastica), Iscanal (Acacia hindsii), Aguijote (Erythrina glauca), Huesito (Phyllanthus brasiliensis) y Huiscoyol (Bactris subglobosa). En las lagunas de inundación del río Grande de San Miguel abunda el Tule y especies de ciperáceas y plantas acuáticas.

En la zona de bosque semisaturado aparecen árboles de Mangle Dulce, especie que se encuentra únicamente en unos pocos bosques inundables del país y que está protegida por la legislación de Nicaragua y México; siendo el Mangle Rojo Gigante especialmente raro en el país.

Con respecto a la fauna, en la Bahía de Jiquilisco se encuentran tres especies de bivalvos del género Anadara spp: Curil (Anadara similis), Concha Negra (Anadara tuberculosa) y Casco de Burro (Anadara grandis), los cuales poseen un claro valor comercial; estando este último en peligro de extinción por sobre-explotación.

El Cangrejo Punche (Ucides occidentalis) es otro invertebrado que sufre una alta presión de explotación, junto con el Tilhuacal, y varias especies de camarones peneidos que se crían en la Bahía.

Entre los peces se puede mencionar a la Mojarra Negra (Chidasoma guija), considerada en peligro de extinción.

Con respecto a los anfibios, de las doce especies reportadas para esta área, cuatro de ellas se encuentran amenazadas: Hyla robertmertensi, Leptodactylus melanonotus, Physalaemus pustulosus, Rana forreri.

En esta área también se alberga una de las más variadas avifaunas del país, y este humedal es considerado un sitio importante para la concentración de aves migratorias, inclusive a escala centroamericana; siendo las playas e islotes de la bahía y sus alrededores, área de cría de varias especies de aves playeras o coloniales.

En un islote situado frente  a la Isla de San Sebastián, conocido como El Bajón, se ha identificado la única colonia para Centro América de la especie Rayador Americano, y las poblaciones más numerosas de esta especie en El Salvador.

La isla San Sebastián es probablemente el mejor sitio para la reproducción del ostrero en el país, siendo ésta una de las especies de aves más amenazadas en El Salvador.

En esta isla y en Arcos del Espino, aparecen dos de las escasas colonias de cría conocidas como el Pucuyo. En los manglares y estuarios de la Bahía de Jiquilisco se encuentran las siguientes especies típicas de estos ecosistemas: Ardeidas, Cormoranes, Anhingas, Pelícanos, Láridos, Caradriformes, la Fragata y el Águila Pescadora. También se conoce la existencia de nidos de Lora Nuca Amarilla dentro del manglar.

Como especie de fauna amenazada en el lugar, se encuentra el Casco de Burro, el cual está en peligro de extinción en el país. Así como éste, la Bahía refugia al Cocodrilo Americano (Crocodylus acutus), y el Caimán (Caiman crocodilus),  que  están catalogados especies en peligro de extinción en El Salvador.

En las playas de la península de San Juan del Gozo, Isla San Sebastián, Isla Madresal y El Espino, así como algunos sectores al interior de la Bahía,  se ha confirmado el anidamiento de la Tortuga Verde (Chelonia agassizi), Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata), Tortuga Golfina (Lepidochelys olivaceae), y la Tortuga Baule (Dermochelys coriaceae),  catalogadas en peligro de extinción  según el Listado Oficial de las Especies de Fauna Vertebrada Amenazada y en Peliro de Extinción en El Salvador de 1998.

 

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


11 diciembre, 2013