Sensibilidad Ambiental: Franja Costero Marina, Diagnóstico Bajo Lempa


La sensibilidad ambiental consiste en la evaluación de la fragilidad de un territorio con sus ecosistemas por sus condicionantes intrínsecas naturales, ante la posible afectación por algún tipo de actividad antrópica o por fenómenos naturales. Para elaborar el mapa de sensibilidad ambiental se consideraron diferentes mapas temáticos de características biofísicas como: ecosistemas, acuíferos, sitios Ramsar y reservas de biósfera; y los mapas de amenazas por inundaciones y deslizamientos.

El MARN ha iniciado esta temática con la elaboración de la sensibilidad ambiental para la franja costera marina durante el año 2012 y se encuentra en gestiones para continuar con la franja nororiental del país. Se priorizo la franja costero marina dada sus condiciones territoriales y socioeconómicas, dado que es un territorio en donde se encuentra concentrada gran parte de la población e infraestructura critica a nivel nacional, posee ecosistema de gran valor ecológico y es un territorio que ha sido continuamente impactado por los fenómenos naturales.

MAPA

Otra iniciativa en la Franja Costero Marina es el “Diagnóstico rápido sobre la problemática de la unidad integrada Bajo Lempa” su objetivo principal fue actualizar la información ambiental con la finalidad de identificar las principales problemáticas, evaluar el comportamiento del territorio al experimentarse eventos extremos (hidrometeorológicos, sequias, Tsunamis, descargas de represa hidroeléctrica, entre otros), caracterizar las pérdidas sufridas en los ecosistemas y los sistemas productivos y finalmente identificar las practicas inadecuadas que realizan los usuarios o las comunidades en labores agrícolas (uso de agroquímicos, quemas de cañales, prácticas de riesgo), saneamiento ambiental, identificación de impactos sufridos en la salud, entre otros. El diagnostico también considero el identificar las obras de mitigación (bordas Rio Lempa y Rio Grande de San Miguel) y la infraestructura local para la atención a emergencias y el manejo de riesgos al experimentarse los eventos extremos.

Esta zona de priorizo después del impacto que ha sufrido con los eventos extremos de los últimos años como  la Baja Presión asociada al Huracán IDA en el año 2009, la tormenta tropical Agatha en mayo del 2010 y la depresión tropical 12E en octubre del 2011, en donde las perdidas y daños en esta zona fueron muy significativas por las lluvias extremas que adicionadas a  las descargas de las represas de la 15 de septiembre, descargas del rio Lempa y el rio Grande de San Miguel, generaron inundaciones de zonas habitadas y agrícolas, daños en las riberas de los ríos con sus obras de mitigación (bordas), daños en áreas naturales protegidas (ANP), contaminación de recursos hídricos subterráneos y superficiales, azolvamiento de cauces y pérdida de capacidad de regulación del territorio.

 (Link al estudio)

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


6 Diciembre, 2013