13320576_1180884681932815_7331374248266257451_o
La pila de almacenamiento de melaza tiene una capacidad de almacenaje de 2.5 millones de galones. Se desconoce qué cantidad se derramó en el río Las Cañas. San Salvador, 1 de junio de 2016.
En menos de un mes, un segundo derrame masivo de melaza se registró en el país. El incidente ocurrió en las instalaciones de la Destilería Salvadoreña, ubicada sobre el kilómetro 15 ½ de la carretera Troncal del Norte, en el municipio de Apopa.
La imagen fue similar a la que se observó el pasado 5 de mayo en el Ingenio La Magdalena, en Chalchuapa, Santa Ana, pero esta vez el escenario fue el río Las Cañas, a poca distancia del centro de Apopa, donde la sustancia viscosa de color café oscuro, comenzó a desbordarse por las paredes de la enorme pila en la que permanecía almacenada.
A diferencia del derrame ocurrido en Chalchuapa, que fue notificado al MARN por una denuncia ciudadana, en esta ocasión la Asociación Azucarera informó sobre lo sucedido telefónicamente a la Ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, cerca de las 11:30 de este mediodía.
De inmediato, la titular de MARN y su equipo técnico se dirigieron al lugar, donde ingenieros le informaron que el incidente inició cerca de las 8 de la mañana, aunque pobladores manifestaron que el derrame ya tenía días.
El director de operaciones de la Asociación Azucarera, Mauricio Quinteros, dijo que la melaza tenía alrededor de un mes de permanecer en la pila y que desconocían qué fue lo que provocó la reacción de la melaza y el derrame.
Este nuevo derrame tomó por sorpresa a la ministra Pohl: “la Asociación Azucarera nos había informado que las únicas pilas que quedaban (para el almacenamiento de melaza) eran las del ingenio La Magdalena”, por lo que el MARN iniciará una investigación.
La funcionaria explicó que la Destilería Salvadoreña fue cerrada en 2016 y que, en la actualidad, el inmueble es arrendado por dos ingenios y una distribuidora de licor la cual almacena alcohol como materia prima para la elaboración de licor.
El MARN desconocía la existencia de esta pila de melaza. Los dos ingenios que hacen uso de ella para el almacenamiento del producto, no notificaron el funcionamiento de la misma en sus respectivos permisos ambientales.
La ministra lamentó que si ya se tenía antecedente del anterior derrame, no se hizo nada por mejorar los sistemas de enfriamiento de la melaza para evitar que se produjera este nuevo incidente.
MARN evaluará impactos ambientales
Pese a que la cantidad de melaza vertida al río es grande, no es la misma situación que el ocurrido en el río La Magdalena en Chalchuapa. El río Las Cañas no tiene la misma calidad de agua y la vida acuática es prácticamente nula, sin embargo, los equipos técnicos tomarán muestras aguas abajo para determinar afectaciones en el recorrido.
Al lugar se presentó el Juez Ambiental Samuel Lizama, representantes de Fiscalía General de la República, Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, Protección Civil, Policía Nacional Civil, Cruz Verde y cuadrillas de trabajadores de la Alcaldía de Apopa.
El MARN verificará que los ingenios propietarios de la melaza realicen las medidas pertinentes. Al cierre de esta nota la melaza continuaba derramándose, mientras trabajadores de la Asociación Azucarera trataban de construir con maquinaria pesada una borda para evitar que la sustancia caliente continuara mezclándose con el río.