Riobardas permitieron extracción de 4,810 libras de plástico en ríos


San Salvador, 7 de noviembre de 2019.  Más de 4,810 libras de plástico han sido extraídas en cinco cinco puntos críticos de los ríos donde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales ha colocado riobardas.

Las riobardas son mallas rellenas de botellas plásticas de cierto tamaño que se colocan a lo ancho de los sitios previamente identificados, con el objetivo de retener los desechos flotantes que son arrastrados por el caudal.

El lunes  fueron reinstaladas dos riobardas en afluentes del Río Grande de San Miguel, que habían sido desamarradas para evitar que incremento del caudal y la corriente las reventara.

El apoyo de las comunidades ha sido fundamental. El material retenido es extraído por la población quienes se encargan de venderlo a empresas recicladoras. A parte del material plástico, también se han retirado 8,818 libras de desechos orgánicos atrapados en las estructuras.

Hasta el momento se han colocado riobardas en la bocana de El Tunco, ríos Chilama y Grande, ambos del departamento de La Libertad,  La Canoa, en San Miguel y  Puerto Parada, Usulután, estos últimos afluentes del Rio Grande de San Miguel.

Alcaldías deben hacer su trabajo

Por primera vez en décadas el MARN está haciendo verdaderos esfuerzos para limpiar los ríos del país. La colocación de las riobardas en puntos estratégicos de los cauces más contaminados, es una parte del Plan de Restauración de Ríos puesto en marcha al principio de la gestión para reducir la degradación de los recursos hídricos.

La contaminación de los ríos del país es crítica. Es una situación producto de años de abandono, desatención, falta de educación ambiental y deficiencias en los planes de recolección  de desechos en los municipios.

Por lo anterior, es importante que las alcaldías cumplan el artículo 4, numeral 19 del Código Municipal en el que les ordena a los municipios la prestación del servicio de aseo, barrido de calles, recolección, tratamiento y disposición final de basuras.

Cada municipalidad debe reforzar sus planes de recolección de desechos sólidos en sus territorios a fin de reducir  y evitar que estos lleguen a los ríos y luego al océano.

No es posible que los ríos se conviertan en cintas transportadoras de miles de toneladas de desperdicios. No es posible que los recursos naturales sigan siendo afectados por la ineficacia y la responsabilidad.

Por lo anterior, el MARN exhorta a las alcaldías a revisar y reforzar sus planes de recolección de desechos y disposición final y a unirse a un ambicioso plan de educación ambiental.