barra_colores_interna

Las Reservas de Biosfera son “zonas de ecosistemas terrestres o costeros/ marinos, o una combinación de los mismos, reconocidas como tales en un plano internacional en el marco del Programa MAB de la UNESCO”. Sirven para impulsar armónicamente la integración de las poblaciones y la naturaleza, a fin de promover un desarrollo sostenible mediante un diálogo participativo, el intercambio de conocimiento, la reducción de la pobreza, la mejora del bienestar, el respeto a los valores culturales y la capacidad de adaptación de la sociedad ante los cambios.

Las Reservas de Biosfera deben cumplir tres funciones básicas de conservación, desarrollo y apoyo logístico, y deben tener una zonificación con una graduación de uso a partir de una zona núcleo de conservación.

Las Reservas de Biosfera son incluidas en la Red Mundial mediante decisión del Consejo Internacional de Coordinación del MAB (Artículo 5 del Marco Estatutario) con base a las propuestas presentadas. Cada diez años cada Reserva de Biosfera de la Red Mundial es evaluada de acuerdo con la disposición del Artículo 9 – Revisión Periódica – del Marco Estatutario.

A mayo de 2010 son 564 sitios en 109 países. En América Latina y el Caribe son 109 reservas en 19 países.

Mapa Interactivo de Reservas de Biosfera

RESERVAS DE BIOSFERA EN EL SALVADOR

El Salvador cuenta con tres nominaciones de Reserva de Biosfera:

  1. Reserva de Biosfera  Xiriualtique  Jiquilisco  nominada  el  18 de septiembre del  2007 (tiene 101.607 hectáreas).
  2. Reserva de Biosfera  Apaneca Ilamatepec nominada  el 18 de septiembre de  2007, (tiene 59,056  hectáreas).
  3. Reserva de  Biosfera Transfronteriza  Trifinio-Fraternidad, nominada el  29 de junio de 2011 es compartida por El Salvador, Honduras y Guatemala. En el caso nacional, está conformada por el Parque Nacional Montecristo y Parque Nacional San Diego y San Felipe Las Barras y el Lago de Güija, en el departamento de Santa Ana y el cerro El Pital, en Chalatenango,(tiene 108,021  hectáreas  en El Salvador). Es la primera reserva trinacional del continente Americano, y una de las pocas en el mundo en esta modalidad, razón por la que la UNESCO le ha llamado “La Joya de  las Américas”.