Protocolo de Nagoya


barra_colores_interna-e1455203725251.jpg

El Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios (ABS por sus siglas en inglés) del Convenio sobre la Diversidad Biológica es un acuerdo internacional cuyo propósito es garantizar la participación justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos, contribuyendo así a la conservación y al uso sostenible de la diversidad biológica.

El Protocolo es la primera regulación internacional, integral y legalmente vinculante, sobre el manejo de recursos genéticos. Fue aprobado el 29 de octubre de 2010 en Nagoya, Japón, y, entró en vigor el 12 de octubre de 2014.

El Protocolo de Nagoya se presenta como un instrumento legalmente vinculante que desarrolla los aspectos del Convenio sobre la Diversidad Biológica relacionados con la temática de acceso a los recursos genéticos y la participación en los beneficios. El Protocolo desarrolla lo contemplado, principalmente, en los artículos 1, 8 inciso J, 15 y 16, y permite establecer los principales roles y responsabilidades de los usuarios y proveedores de recursos genéticos.

Importancia del Protocolo de Nagoya

  1. Con el Protocolo de Nagoya se reitera el reconocimiento internacional de la soberanía de los Estados sobre sus recursos naturales, siendo que el acceso a los recursos sólo podrá hacerse con el consentimiento previo de los estados poseedores de los recursos, a través de un acuerdo de las condiciones bajo las cuales se haría el acceso, lo que permite y/o asegura la participación de los proveedores – dueños de los recursos – en los beneficios derivados de la utilización comercial de nuestros recursos genéticos.
  2. El Protocolo de Nagoya permite establecer un escenario internacional político y legal adecuado para lograr una participación justa y equitativa en los beneficios, monetarios y no monetarios, así como, por medio de la transferencia de tecnologías apropiadas, teniendo en cuenta todos los derechos sobre dichos recursos y tecnologías y por medio de la financiación oportuna.
  3. El Protocolo de Nagoya incluye disposiciones que permitirán asegurar que los estados usuarios de los recursos cumplan con la legislación nacional de los países proveedores. Se contempla, a fin de mejorar la vigilancia, el uso de un Certificado de Legal Cumplimiento como un instrumento útil para posibilitar el monitoreo y la verificación del cumplimiento de las condiciones bajo las cuales se concedió el acceso. Es decir, bajo la legislación del país proveedor de recursos genéticos, y los términos mutuamente acordados en el Acuerdo Fundamentado Previo.

barra_colores_interna-e1455203725251.jpg

Icon

Protocolo de Nagoya 492.51 KB 29 downloads

...
Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


16 Septiembre, 2016