El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén oficializó esta mañana el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad (CONASAV), conformado  por una amplia participación de diferentes sectores de la sociedad, quienes tendrán una importante intervención en lo relacionado a la reducción de la vulnerabilidad ante desastres por fenómenos de origen natural y antrópico y la construcción de una sociedad resiliente a los efectos del cambio climático.

El CONASAV es una  instancia autónoma y consultiva, de diálogo y concertación en materia de sustentabilidad ambiental y vulnerabilidad, que tendrá  como objetivo alcanzar y suscribir acuerdos y compromisos de corto, mediano y largo plazo, en las áreas de sustentabilidad ambiental y vulnerabilidad.

En este consejo participarán representantes de Gobierno, partidos políticos, academia, centros de pensamiento e investigación, empresas privadas, municipalidades, organizaciones no gubernamentales, iglesias y personas con capacidad y experiencia en el área de sustentabilidad y vulnerabilidad ambiental. Además, esta iniciativa contará con el acompañamiento de organismos internacionales y cooperantes.

La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, explicó que  la estructura del CONASAV estará compuesta por un Pleno, que  será el máximo organismo de deliberación y una Secretaría Ejecutiva que estará bajo la responsabilidad de la Secretaría de Gobernabilidad de la Presidencia, la cual se encargará de convocar, coordinar y facilitar las sesiones del Consejo.

Se contará con una Secretaría Técnica conformada por organismos como la Unión Europea (UE), Organización de los Estados Americanos (OEA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la Secretaría para Asuntos de Vulnerabilidad (SAV), la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia (STPP), la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) las cuales  apoyarán con la interlocución entre participantes, facilitarán el diálogo y brindarán asistencia técnica especializada.

Además se trabajará con Mesas Temáticas, que estarán integradas por miembros del Consejo y sus equipos técnicos y tendrán como función, la construcción del mecanismo para la identificación de acciones  de corto, mediano y largo plazo que viabilicen avances sustantivos ambientales.

Los temas que se discutirán en las mesas temáticas  son: riesgo, seguridad hídrica, cambio climático, saneamiento, ordenamiento ambiental del territorio, restauración de suelos, ecosistemas y paisajes, educación ambiental y economía verde.

El CONASAV contará con un grupo de países que acompañarán y observarán el proceso: Estados Unidos, Alemania, Brasil, España y Japón.

La oficialización del CONASAV se da luego de tres reuniones preparatorias en las cuales se explicó ampliamente el objetivo. Entre las iniciativas concretas que serán abordadas por el Consejo figuran el Plan Nacional Hídrico, el Plan Nacional de Cambio Climático y el cumplimiento de la Convención del Cambio Climático; así como el manejo integral de residuos sólidos y peligrosos, entre otros.

El nuevo Consejo tendrá como  atribuciones:

  • Proporcionar insumos que ayuden a enriquecer y viabilizar la implementación de las políticas y planes nacionales.
  • Promover y facilitar el logro de acuerdos que permitan la adopción de compromisos de los diferentes sectores sociales
  • Promover la articulación entre los sectores del Consejo para la ejecución de las políticas, planes y programas ambientales y coadyuvar el logro de las prioridades de país.
  • Promover la adopción de acciones orientadas a la planificación del crecimiento económico, la gestión integral de riesgos y el desarrollo sustentable
  • Impulsar acciones de divulgación, análisis y sensibilización y la adopción de buenas prácticas, a fin de reducir los efectos del cambio climático
  • Presentar informes periódicos a la ciudadanía sobre el trabajo del Consejo
  • Contribuir a identificar mecanismos para el financiamiento de las políticas públicas, planes y programas en materia de sustentabilidad ambiental y vulnerabilidad.