La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y socios del Proyecto Agroforestería para la Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos presentaron hoy los logros alcanzados durante la ejecución del mismo entre los años 2012 y 2016.

El proyecto contó con una inversión total de USAID por $1.3 millones de dólares y una contraparte de $444,043 dólares del Earth Institute de la Universidad de Columbia, el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) y el Programa Regional de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente (Prisma). Con esta iniciativa se benefició a 500 agricultores que provienen de la Mancomunidad La Montañona, ubicada en el departamento de Chalatenango. Son siete los municipios que conforman la Mancomunidad: Las Vueltas, Chalatenango, Ojos de Agua, Concepción Quezaltepeque, Comalapa, La Laguna y El Carrizal. Gracias a su dedicación, se está protegiendo el macizo forestal La Montañona, considerado la mayor reserva ecológica de Chalatenango.

Entre los logros del proyecto se destacan el aumento de la capacidad de manejo de la biodiversidad y del medio ambiente en la zona, así como el aumento de la productividad agrícola y la resiliencia al cambio climático, mediante diversas opciones agroforestales adaptadas para las condiciones de la Mancomunidad La Montañona.

Así, los agricultores fortalecieron sus capacidades técnicas en sistemas agroforestales (práctica de poda y cobertura), sistemas silvopastoriles (una forma de combinar árboles con pasturas y animales dentro de una parcela) y actividades de agricultura sostenible. De igual forma, se capacitó en estos temas a unos 75 técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la Universidad de El Salvador (UES), las municipalidades y varias ONG.

Bajo el proyecto, se establecieron 41 parcelas de investigación con prácticas agroforestales, silvopastoriles y otras técnicas en las fincas de los productores, y, después de tres años, el número de árboles, la biodiversidad de las fincas y la cobertura vegetal en el suelo han aumentado. Estas acciones son clave para el aumento de la resiliencia al cambio climático, pues ahora los agricultores de la zona están conscientes de la importancia de evitar la erosión del suelo y de no quemar los rastrojos.

Datos del proyecto mostraron que estos beneficios pueden lograrse sin comprometer los rendimientos de maíz y frijol con un costo mínimo para los productores. Por otra parte, la investigación indicó que el uso de agroquímicos (pesticidas y fertilizantes) puede reducirse sustancialmente sin poner en riesgo el rendimiento de la producción, combinado con la práctica de estrategias de manejo integrado de plagas. Otro logro importante es que los productores introdujeron variedades de pastos mejorados, con lo que se ha aumentado la producción de forraje tres veces comparado con los pastos tradicionales, rindiendo hasta 38 toneladas por hectárea.

Asimismo, se creó una alianza con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) para realizar un estudio para monitorear la deforestación en la zona de La Montañona entre los años 1986 y 2015. La metodología desarrollada será entregada al MARN para que se realice este tipo de monitoreo en otras zonas del país. El proyecto desarrolló métodos para monitorear la deforestación y la expansión de la agricultura a escala espacial usando imágenes satelitales al detalle, que permitirán a los planificadores identificar cuencas prioritarias para promover sistemas agroforestales, y a la vez se podrá monitorear la adopción de los mismos.

La Directora de Ecosistemas y Vida Silvestre del MARN, Silvia de Larios, expresó que este tipo de proyecto se busca mejorar las prácticas agrícolas en las fincas productivas, no solamente para incrementar la biodiversidad sino también para revertir la degradación de suelos.

La presentación de logros fue presidida por el Alcalde Municipal de Chalatenango, en representación de la Mancomunidad La Montañona, José Rigoberto Mejía; el Director de la Oficina de Crecimiento Económico de USAID/El Salvador, Gregory Howell; la Directora General de Ecosistemas y Vida Silvestre del MARN, Silvia Larios, y el productor Ricardo Rodríguez. En el evento se intercambiaron experiencias y lecciones aprendidas con productores de la zona, y se presentó una muestra de algunos productos que allá se elaboran.

IMG_0016IMG_0008