Perspectiva hidrológica indica disminución de caudales hasta un 60%


San Salvador, 2 de mayo de 2019. Autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) presentaron las perspectivas hidrológicas para El Salvador, que se fundamentan en los resultados del LVIII Foro del Clima de América Central, donde se analizaron los patrones esperados de precipitación para los meses de mayo, junio y julio.

Los expertos consideraron información meteorológica y la cruzaron con información del comportamiento hidrológico de los años anteriores y verificaron las perspectivas climáticas, las cuales auguran una perspectiva hídrica trimestral poco favorable.

Un antecedente importante que analizaron previo a la emisión de las perspectivas hídricas es que en el periodo mayo 2018 a marzo 2019, se registraron reducciones en los caudales de los ríos hasta 90% en los ríos de la zona oriental y 59% en la franja costera.

Los hidrólogos señalan que esta condición se debe a la irregularidad territorial y temporal de la precipitación (lluvias), que han afectado el escurrimiento superficial, la recarga de los acuíferos y el volumen de agua almacenada en lagos, lagunas y embalses.

En algunas zonas del país, el nivel del agua subterránea no logra recuperarse totalmente y se registra un descenso progresivo de los niveles. Ejemplo de ello es la zona acuífera San Miguel que entre 2014 y 2019 registró un descenso de hasta 4.14 metros.

Otro ejemplo es la zona acuífera San Agustín – San Francisco Javier que tuvo una reducción de 4.44 metros entre el 2013 – 2019 y la zona acuífera del Área Metropolitana de San Salvador que registro un descenso de 4.23 metros entre 2012 y 2019.

Principales resultados de la perspectiva

La perspectiva hidrológica para el presente trimestre indica que los caudales medios de los ríos del país presentarán un déficit máximo de entre 45 y hasta un 60 por ciento, con énfasis en los meses de mayo y julio de 2019.

Para la zona central se prevén disminuciones en los ríos Huiza, Chilama y Amayo, en el departamento de La Libertad, con porcentajes de reducción hasta del 50%, respecto al promedio histórico.

Mientras que para la zona oriental se esperan reducciones de caudales en los ríos Goascorán, en La Unión; Torola, en Morazán, Grande de San Miguel y los ríos El Molino y El Cacao ubicados en Usulután, en los cuales se prevé reducción hasta del 60%.

En la zona occidental del país se esperan reducciones hasta del 45% en los caudales en los ríos, Angue San José y Ostúa en Metapán, del departamento de Santa Ana.

Esta condición de reducción en los caudales podría deberse a la irregularidad territorial y temporal de las lluvias que se esperan para el próximo trimestre, el cual podría ser similar al registrado en el mismo periodo de los años 2015 y 2018.

Por la característica de las lluvias esperadas (intensas y de corta duración, típicas del período), podrían observarse inundaciones en zonas urbanas asociadas con limitaciones del drenaje pluvial, con énfasis en los departamentos de San Salvador, La Libertad, Santa Ana y San Miguel; así como crecidas repentinas de los ríos que pueden generar desbordamientos de ríos y quebradas e inundaciones de forma aislada.

En cuanto a los embalses, estos tendrán una recuperación lenta en los volúmenes de agua y se anticipa un leve déficit del 30% en los caudales de ingreso a dichos embalses, con respecto al promedio histórico para el trimestre.

En el caso de las aguas subterráneas, se espera que se mantenga la tendencia a la reducción progresiva de los niveles piezométricos durante el presente trimestre Por lo anterior, se prevé una disminución en la disponibilidad de agua subterránea, que es aprovechada a través de captación de manantiales, pozos excavados y pozos perforados.

Las perspectivas de caudales medios mensuales esperados para el periodo de mayo a julio de 2019 en el territorio salvadoreño son los siguientes:

  • Mayo: en la zona costera oriental y occidental se esperan caudales bajo el promedio. La probabilidad de inundaciones es baja, pudiendo presentarse de forma focalizada en la zona central y occidental debido a la ocurrencia de lluvias intensas; precaución en zonas urbanas de San Salvador y Santa Ana. (mapa 1.)
Mapa 1

Mapa 1

  • Junio: caudales bajo el promedio en la zona oriental (históricamente junio es el segundo mes con mayor aporte de caudal). La probabilidad de inundaciones es media con énfasis en la zona occidental y central. (Mapa 2.)
Mapa 2

Mapa 2

  • Julio: caudales bajo el promedio en la franja norte. La probabilidad de inundaciones es baja, pudiendo presentarse de forma muy focalizada en la zona occidental y al norte y sur de La Unión. (Mapa 3.)
Mapa 3

Mapa 3

Entre los impactos en el régimen hidrológico a corto y mediano plazo se pueden esperar:

  • Disminución de los caudales medios mensuales en ríos y manantiales.
  • Depresión o descenso de los niveles freáticos por disminución en recarga del acuífero.
  • Menor disponibilidad de agua tanto superficial como subterránea.
  • Inundaciones por crecidas repentinas e inundaciones en zonas urbanas.
  • Reducción en los niveles de lagos y lagunas.
  • Incremento de erosión por la ocurrencia de lluvias intensas y azolvamiento de bocanas.
  • Incremento de la intrusión salina en los acuíferos costeros por el descenso del nivel freático.
  • Reducción en los influjos o caudales de ingreso a los embalses de las centrales hidroeléctricas, en especial en los embalses de regulación estacional.

 



Compartir en:


2 mayo, 2019