Pérdidas y daños


El Salvador  experimenta todos los años pérdidas y daños por el Cambio Climático, pero no cuenta con mecanismos institucionalizados para enfrentarlos o reducirlos; por lo cual se busca desarrollar e institucionalizar esos mecanismos a través de tres líneas prioritarias de acción:

  •   Programa de inversiones críticas para reducir pérdidas y daños en el corto plazo.
  •   Opciones y mecanismos de retención y transferencia de riesgos
  •   Preparación nacional para participar activamente en la negociación de un mecanismo internacional de pérdidas y daños para el cambio climático.

Inversiones críticas

A fin de reducir las pérdidas y daños por los eventos climáticos extremos es necesario emprender un programa de inversiones que protejan a la población y aumente la resiliencia de la infraestructura productiva y otros bienes esenciales con la probabilidad inminente de sufrir graves afectaciones.

Se trata de ejecutar intervenciones que logren en el corto plazo, en primer lugar, proteger a las familias en mayor situación de riesgo climático y en segundo lugar, alargar la vida útil de los activos o reducción significativa de potenciales impactos del cambio climático mediante inversiones, anualmente programadas en el presupuesto nacional, sobre la base de criterios de costo eficiencia, reconociendo que medidas de adaptación más estructurales serán necesarias para la sostenibilidad o resiliencia en el largo plazo.

Un proceso continuo de identificación de prioridades nacionales desarrollaría el inventario nacional de inversiones críticas y planificaría su inclusión en cada ejercicio presupuestario.

Retención y transferencia de riesgos

Los mecanismos de retención y transferencia de riesgos permitirán responder eficazmente ante las pérdidas y daños cuando estos ocurren. Por ejemplo, un fondo de reserva permanente sería un mecanismo de retención de riesgo que posibilitaría implementar de manera eficiente y eficaz las fases de emergencias y rehabilitación luego de eventos catastróficos. A su vez los seguros, por ejemplos de cosecha y de infraestructura productiva, pueden ser mecanismos importantes de transferencia de riesgo climático a un tercer agente especializado mediante el pago de pólizas.

Participación efectiva en las negociaciones internacionales

Las crecientes pérdidas y daños que enfrentan países de alto riesgo climático como El Salvador, han obligado a introducir este tema en la agenda de negociaciones bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), y El Salvador debe prepararse adecuadamente para asegurar su participación activa e informada en ellas. La meta debe ser, asegurar que los arreglos institucionales y operativos que allí se establezcan pueden, eficazmente, apoyar los mecanismos nacionales y su programa de inversiones críticas mediante un financiamiento adecuado de carácter no reembolsable.


Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


1 julio, 2013