Palabras ante la Cumbre para la Acción por el Clima


Nueva York, 22 de septiembre de 2019. Excelencias, tengo el honor de hablar en calidad de Presidente Pro Témpore de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo conformada por los ocho países que constituyen el Sistema de Integración Centroamericana SICA – Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y El Salvador –. Reconociendo y apoyando la Década de las Naciones Unidas para la Restauración del Ecosistemas, nuestra Región, actuando en forma coordinada y comprometida con la primordial tarea de reducir emisiones de gases de efecto invernadero y combatir el cambio climático, ha establecido una meta conjunta incrementando su ambición en el sector de Agricultura, Bosques y Otros Usos de la Tierra (AFOLU).

Es precisamente en el sector AFOLU que la región presenta los más altos niveles de emisiones, en promedio superiores al 50% de las emisiones totales de la región. Es también, gracias a los avances en la armonización de nuestros sistemas acción y de monitoreo que en dicho sector la región cuenta con iniciativas y proyectos que nos permiten presentar cifras agregadas en mitigación y adaptación ante el cambio climático.

Así, bajo un enfoque sinérgico en dos de las áreas de acción propuestas en el marco de esta Cumbre, Soluciones basadas en la Naturaleza y Resiliencia y Adaptación, que la Región SICA ha propuesto una Iniciativa en la que se compromete a conservar y restaurar 10 millones de hectáreas para el año 2030, rehabilitando tierras degradadas, conservando y restaurando nuestros bosques y transitando articuladamente hacia una agricultura baja en carbono; incluyendo en esta acción los principales cultivos de exportación que sustentan nuestras economías, como la Caña de Azúcar, la piña, la Palma Aceitera, Cacao y Café.

Excelencias, el plan de acción concreto y detallado de cumplimiento de esta meta que nos proponemos presentar en la COP 25 se estructurará como un marco de acción flexible y escalable, que posibilitará aumentar la ambición en la meta propuesta para el año 2030 con la inclusión de nuevas acciones y planes que se irán agregando en la próxima década; concibiéndose como un marco de acción más allá del 2030, aspirando a transformar el sector AFOLU de principal sector emisor de nuestra región en uno carbono neutral en el 2040.

Con esta iniciativa, además, siendo la Región SICA reconocida como una de las más ricas en biodiversidad del planeta, estaremos eficazmente contribuyendo a conservar el 12% de la diversidad biológica que aquí se alberga, incluyendo la conservación de recursos genéticos de gran importancia para la alimentación y la agricultura.

Al mismo tiempo, Centroamérica ha sido tipificada, a nivel global, como la región más sensible al Cambio climático y en años recientes tanto el istmo como República Dominicana han visto incrementarse el número e intensidad de los desastres climáticos, con altas repercusiones sobre la economía y la seguridad alimentaria, incidiendo en los procesos migratorios de nuestros países.

Excelencias, los ocho países de nuestro sistema de integración son plenamente conscientes del enorme reto que significa abordar simultáneamente los sectores de agricultura y bosques. No obstante, esta acción resulta esencial para construir una resiliencia climática integral con co-beneficios globales.

Somos también conscientes de que asumimos este ambicioso compromiso llevando al límite los recursos técnicos y financieros a nuestro alcance, y lo hacemos con la convicción de que servimos a la causa superior que hoy nos convoca a todos nosotros aquí. Ello nos exige la mayor de las responsabilidades y eficiencia en el diseño e implementación del plan de acción que habremos de presentar el próximo mes de diciembre en la COP25.

Confiamos en que todos aquí compartimos, de acuerdo a las responsabilidades comunes pero diferenciadas, este mismo espíritu de compromiso, aumentando la ambición en las metas, así como en los apoyos técnicos y financieros que se puedan poner al servicio de esta suprema tarea de enfrentar el cambio climático.

Finalmente, quisiera agradecer y reconocer el gran esfuerzo realizado por el Secretario General de Naciones Unidas y su equipo, en promover y liderar este gran movimiento global en beneficio del planeta y de la humanidad.