Países del SICA proponen a los ecosistemas como herramientas de mitigación ante el cambio climático


San Salvador, 10 de octubre de 2019. Control de la deforestación y la adopción de una agricultura baja en carbono son las frases que han resonado en las diferentes reuniones desarrolladas en el marco de la PreCOP25 que se celebró esta semana en Costa Rica, donde los titulares del ramo ambiental de los ocho países que conforman en Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), afinan la postura regional que presentarán como bloque ante la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se realizará en Chile.

Sobre la mesa de discusión estuvo presente la iniciativa formulada en El Salvador, donde se plantea una serie de medidas para reducir las emisiones de provocan el calentamiento del planeta. La apuesta salvadoreña retomada por Centroamérica y República Dominicana, es que para el 2030, la región SICA restaurará y conservará 10 millones de hectáreas de tierras y ecosistemas degradados.

Esa apuesta, aumentaría la ambición, con una meta de alcanzar el Carbono Neutral en el sector de agricultura, bosques y otros usos de la tierra (AFOLU) por sus siglas en inglés.

En los sectores agricultura y silvicultura, la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero estaría relacionada con el control de la deforestación y degradación de los bosques, y la adopción de una agricultura baja en Carbono, con múltiples beneficios, sostenible, resilientes y adaptadas al cambio climático.

Se trata de un abordaje integral de restauración de paisajes, donde se rehabilitarán y conservarán las zonas boscosas, se establecerán corredores biológicos mediante la adopción de sistemas agroforestales resilientes y se transformarán las zonas agrícolas adoptando prácticas sostenibles bajas en carbono y buscando la Neutralidad en la Degradación de las Tierras.

La propuesta que ya fue presentada por el ministro de El Salvador, Fernando López, en diferentes espacios (en la reunión del Consejo Centroamericano de Ambiente y Desarrollo (CCAD), en la Cumbre por la Acción Climática convocada por la ONU y ahora en la PreCOP de Costa Rica, donde ha sostenido diferentes reuniones bilaterales con representantes de organismos internacionales como por ejemplo CATIE, GEF, entre otros, ha sido muy bien acogida.

Este jueves, el funcionario se reunió con la Cooperación Suiza y el BCIE para trabajar en un plan maestro de desarrollo sostenible en el Golfo de Fonseca de beneficio para El Salvador, Honduras y Nicaragua donde las primeras actividades estarán centradas en restauración y conservación de manglares.

Se elaborará una línea base del estado del medio ambiente del Golfo y las vulnerabilidades frente a la amenaza climática. A través de la restauración y conservación de ecosistemas mejoraremos la resiliencia y el desarrollo social y económico de la zona.

Estos son los componentes de la iniciativa regional:

1. Conservación de Bosques y Ecosistemas Forestales: Impulsar acciones que permitan reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero relacionadas con la deforestación y degradación de los bosques, a través de la adopción e implementación de estrategias efectivas para enfrentar las principales causas directas e indirectas de la deforestación, promoviendo la Gestión Forestal Sostenible y la rehabilitación de ecosistemas forestales degradados y la promoción de mantenimiento y establecimiento de Sistemas Agroforestales Resilientes.

2. Transformación de los Sistemas de Producción Agrícola, con tránsito hacia una Agricultura y Ganadería baja en Carbono y resiliente al Cambio Climático: Transitar a una agricultura sostenible y resiliente, baja en Carbono, reduciendo el uso de agroquímicos y fertilizantes nitrogenados, mejorando el manejo del recurso hídrico, adoptando prácticas sostenibles de gestión del recurso suelo.

3. Integración y Promoción de prácticas sostenibles en la Caña de Azúcar; la Piña; la Palma Aceitera, Cacao y Café, e involucramiento del Sector Privado.

4. Conservación de principales masas boscosas de la región y su conectividad ecológica: Restaurar y Conservar las principales masas boscosas de la Región SICA, La Selva Maya; Trifinio; La Mosquitia, Río Plátano; Reserva de Biósfera Bosawas; Reserva de Biósfera Indio Maíz; Reserva La Amistad y Darién, con un relanzamiento del Programa Corredor Biológico Mesoamericano que permita recuperar la conectividad ecológica y estabilidad de los ecosistemas forestales.

5. Desarrollar/Establecer un Sistema de Monitoreo Reporte y Verificación (MRV) ampliado, que incluya Agricultura – Mitigación y Adaptación: Diseñar y Establecer un mecanismo eficiente y efectivo de seguimiento, reporte y verificación tanto para Bosques como para Agricultura, que incluya un mecanismo de monitoreo que permita evaluar y medir la eficiencia e impactos de las acciones de conservación y restauración, así como de transformación de los sistemas alimentarios. Además de monitorear las capacidades de captura y almacenamiento de carbono, pueda brindar información sobre beneficios de adaptación. Incluyendo además avances y logros en la construcción de resiliencia, Conservación de la Biodiversidad y en materia de Economía Azul.