Países centroamericanos articulan esfuerzos en construcción de estrategias de mitigación y adaptación


San Salvador, octubre de 2017. Con la asistencia de la Organización CARE y el Programa Regional de Cambio Climático de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), un grupo de 25 técnicos y especialistas en los temas de  cambio climático, salvaguardas ambientales, adaptación climática y monitoreo de variables ambientales, provenientes de cuatro países centroamericano sostuvieron un encuentro en El Salvador, para articular acciones prioritarias  a nivel regional en el tema ambiental.

El taller tuvo como objetivo compartir experiencias, para estudiar la viabilidad de diseñar un sistema de monitoreo de cobeneficios generados por las acciones de conservación, restauración de la cobertura forestal de la región, así como resultado de las prácticas de agricultura sostenible consideradas dentro de las estrategias de restauración, adaptación al cambio climático y mitigación de los gases de efecto invernadero que se construyen de  forma paralela en los diferentes países que integran el istmo centroamericano.

Como parte de la agenda, el equipo técnico de El Salvador, presentó los avances que se tienen a la fecha en el proceso de construcción de su Estrategia de Restauración de Ecosistemas y Paisajes con enfoque de Mitigación basada en Adaptación(EN-REP/MbA).

Por su parte los expertos de Guatemala y Honduras presentaron los avances que cada uno de los países ha alcanzado en la construcción de sus Estrategias de Reducción de Emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la Deforestación y Degradación de los bosques, la conservación y el incremento de las capturas de CO2,  iniciativa conocida como REDD+. En el caso de Costa Rica, un técnico del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), conceptualizó y expuso el tema de los cobeneficios.

Para los asistentes, la creación de un sistema de monitoreo articulado apoyaría  el cumplimiento de las metas adquiridas por los países a nivel internacional en su contribución para reducir los niveles de calentamiento global; pero sobre todo; desde un enfoque de aprovechar los cobeneficios socioeconómicos y ecológicos que se generen de las acciones que se impulsen para la conservación y la restauración de los servicios ecosistémicos, como son particularmente la mejora en la recarga hídrica, y el restablecimiento de la fertilidad de los suelos, entre otros.

Cabe destacar  que la región centroamericana es, a nivel mundial, una de las regiones que menos contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero y una de las más expuestas a los impactos del cambio climático.  Si embargo, minimizar los impactos del cambio climático en la región requiere de esfuerzos concertados ante la severidad de las sequías, que han llegado a durar 36 meses en los últimos años, afectando a todos los países, particularmente aquéllos con territorios incluidos en el Corredor Seco Centroamericano.

Con el cambio climático, se espera en la región un aumento de la temperatura de 2 a 4°C por encima de la media del período 1986-2005, una reducción en la precipitación anual, con más frecuentes e intensas sequías; lluvias más inciertas e intensas y un aumento considerable en el nivel del mar y en la intensidad de las tormentas tropicales del Caribe. Todos estos cambios, agravados por problemas ambientales existentes, repercutirán directamente en la producción agrícola y en la seguridad alimentaria, la salud, la provisión de agua potable, la producción hidroeléctrica y el turismo, y afectarán prácticamente a toda la población de los países del istmo centroamericano.

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


6 octubre, 2017