Al momento del incidente, la pila de almacenamiento contenía dos millones de galones de melaza, aunque su capacidad es de 2.5. Aún se trabaja en determinar la cantidad derramada en río Las Cañas.
San Salvador 2 de junio de 2016. El personal de los ingenios Jiboa y La Cabaña, propietarios de la melaza que estaba almacenada en la pila de la Destilería Salvadoreña, en Apopa, continúan trabajando en las medidas de emergencias impuestas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), para evitar que la sustancia viscosa continúe esparciéndose hacia el río Las Cañas.
Uno de los primeros lineamientos dado por el Ministerio fue el retiro de la sustancia de la ribera del río. Otra de las disposiciones fue la construcción de bordas de contención para detener la melaza.
La pila de almacenamiento contenía dos millones de galones de melaza desde el mes de abril, según representantes de los ingenios propietarios. Por el momento se desconoce la cantidad vertida en el terreno y en el río Las Cañas.
Aunque la fuga de melaza ya fue controlada, los remanentes continúan fluyendo en la zona y podrían sobrepasar la capacidad de las fosas temporales que fueron construidas ayer.
Por su parte el jefe de fábrica del Ingenio Jiboa, Gabriel Sorto, aseguró que han acatado las órdenes, entre ellas la de controlar la temperatura de la sustancia a través de la mezcla con hielo seco.
Varios técnicos del MARN recorrieron la ribera del río para tomar muestras del agua y verificar el alcance de la sustancia viscosa.