13244277_1175694635785153_8745445348917467548_o
Aunque la Alcaldía de Santa Tecla asegura que no talará los enormes árboles de araucarias que están en el parque del mismo nombre, la ministra Lina Pohl, les solicitó que envíen al MARN, la información sobre la construcción del proyecto que se pretende edificar.
San Salvador, 24 de mayo de 2016. El proyecto de construcción de las instalaciones del distrito 1, que la Alcaldía de Santa Tecla pretende realizar al interior del parque Las Araucarias, en la colonia Nuevo Amanecer y Alpes 1, tiene preocupados a los vecinos, pues temen que la municipalidad tale los enormes árboles de araucarias y se les restrinja el acceso a parte de la zona verde.
Ayer, un grupo de vecinos de las ocho colonias que rodean dicho parque, llegó al MARN para pedir apoyo. Lina Pohl, titular del ramo se presentó hoy al parque para conocer de cerca el proyecto al que se oponen los habitantes.
En medio de los imponentes árboles de araucarias se levanta un muro de lámina que encierra en su interior la vieja casa del casco de la finca. Dos representantes de la alcaldía tecleña acompañaron a la ministra por el recorrido al interior del inmueble mientras le explicaban los planes que tienen en la zona.
La tala de las araucarias no está dentro de sus planes, le aseguraron, pero sí la tala de algunos árboles de menor tamaño y la demolición de la casa para construir unas oficinas a base de contenedores metálicos.
Pohl observó la edificación con arquitectura colonial. La rodeó y luego ingresó a ella. “Es una pena que la quieran demoler. Esto podría convertirse en una casa de la cultura para la comunidad, es preciosa”, expresó.
Los habitantes la estaban esperando al otro lado del muro de lámina. Los vecinos aseguran que la casa es patrimonio tangible de Santa Tecla, que no se les consultó sobre el proyecto y que no quieren que la municipalidad corte los árboles.
Pohl les informó que pidió a la Alcaldía que envíe la información del proyecto al MARN para evaluar si se necesita de un permiso ambiental o un no requerimiento.
Sobre el tema de la tala, la funcionaria les aclaró que el MARN no puede interferir, cuestionar o sancionar a la autoridad municipal, porque los permisos de tala en la zona urbana son potestad de la Alcaldía, a menos que se tratara de especies arbóreas en peligro de extinción y éste no es el caso.
Las araucarias no están en la lista de especies en peligro de extinción. “Nosotros nos hemos apersonado aquí, porque habrá una construcción y eso si tiene que ver con nosotros. Eso tiene que pasar por las respectivas autoridades ya sea con la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS) o que se requiera de un permiso nuestro”, dijo.
La autorización o prohibición de la tala de árboles en las zonas urbanas es potestad de las alcaldías municipales y en las zonas rurales el Ministerio de Agricultura. El MARN solo tiene competencia por ley, las Áreas Naturales Protegidas y por las especies de árboles consideradas en peligro de extinción.