MARN repatría por primera vez animales exóticos a otro país


Luego de una serie de trámites administrativos, el MARN realizó por primera vez la repatriación de cuatro aves exóticas no nativas del país hacia Guatemala, con el objetivo de rehabilitarlas y reintegrarlas en su hábitat natural en la zona alta de Petén. Las aves fueron decomisadas a una persona que intentaba venderlas en El Salvador vía Internet.

Cuatro aves exóticas que no son nativas de El Salvador y que ingresaron al país a través del tráfico ilegal de especies, fueron enviadas a Guatemala con el objetivo de integrarlas en su hábitat natural. La persona que intentaba venderlas por Internet fue captura en flagrancia por agentes de la División Central de Investigaciones de la Policía Nacional Civil (DCI-PNC).

Se trata de dos loros cachetes amarillos y dos loros corona blanca que fueron repatriados hace unos días a la selva norte de Guatemala, para que puedan tener una segunda oportunidad de vida en su hábitat natural, ya que en El Salvador no hay registros de esas poblaciones.

Las aves, que eran ofrecidas a la venta en Internet, fueron entregadas al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) a finales de mayo, posterior a un operativo realizado por la DCI-PNC en Antiguo Cuscatlán, La Libertad, donde también fue detenido en flagrancia Víctor G. por el delito de depredación de fauna protegida.

En el operativo policial rescataron a cinco polluelos que eran transportados en canastas y bolsas negras, en condiciones deplorables de higiene y sin alimentación, donde se les dificultaba respirar. Una de las aves corona blanca no logró sobrevivir y, a pesar de los cuidados que se le brindaron, falleció de una infección pulmonar a los días de haber ingresado a la clínica veterinaria del MARN.

Los otro cuatro loros permanecieron bajo el cuido del MARN durante casi tres meses, mientras se lograban recuperar y se realizaban las gestiones administrativas para su repatriación a la selva ubicada en la zona alta de Petén, Guatemala.

Esta es la primera ocasión en la que se trabaja de manera conjunta con autoridades de ese país para entregar especímenes para su rehabilitación y liberación. La coordinación se realizó con el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) de Guatemala y el Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre (ARCAS) en Petén.

De acuerdo con Elba Martínez, técnica de Vida Silvestre del MARN, se denomina especie exótica silvestre a los animales que no son nativos o endémicos de una zona o país determinado. Cuando una de estas especies llega al MARN se indaga su procedencia para ubicarlas en su país de origen.

Este procedimiento se hace en el marco de cumplimiento de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres – CITES – (por sus siglas en inglés), que tiene como propósito asegurar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no amenace su supervivencia en su medio natural.

Los trámites se realizaron con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería, que es la autoridad administrativa de CITES y que también acompañó la repatriación.

Las cuatro aves fueron entregadas en la frontera de Anguiatú, donde se realizaron todos los trámites administrativos oficiales con las autoridades tanto salvadoreñas como guatemaltecas, quienes agradecieron a través de una nota las gestiones a la ministra del MARN, Lina Pohl.

Durante la entrega, Alejandro Morales, médico veterinario y subdirector de ARCAS, procedió a examinar de manera minuciosa el estado de cada una de las loras y cotorras. “Los especímenes fueron entregados en buena condición corporal, lastimosamente tienen las puntas de las plumas cortadas en la parte exterior de las alas”, dijo y agregó que “estos animales van a unirse a otros individuos de la misma especie para poder ser rehabilitados y ser liberados”.

Carlos Mancía, director de Manejo de Bosques y Vida Silvestre del CONAP, detalló que la rehabilitación de las aves es larga, pues pasarán por varios procesos que los ayudará a alcanzar su tamaño adecuado, a fortalecer su vuelo, su adaptación al hábitat y a desacostumbrarse a la presencia del ser humano.

Las aves llegaron a su destino en Petén, pasadas las 8:00 p.m. del pasado 3 de septiembre.

En la fotografía de izquierda a derecha: Carlos Mancía, representante de CONAP;  Andrea Chinchilla, jefa unidad de atención CITES MAG; Bayron Fernando Salguero, técnico en Vida Silvestre CONAP; Carmelo Arturo Barahona, técnico en Manejo de Bosques y Vida Silvestre CONAP; Elba Martínez de Navas, técnica en Gestión de Vida Silvestre MARN; Alejandro Morales, subdirector ARCAS Guatemala; Bayron Linares Lemus, jefe de puesto del Servicio de Protección Agropecuaria MAGA Guatemala.

 

Especies exóticas más traficadas

Monos cara blanca, palomas peteneras, palomas de castilla, pericos frente roja y loras cachetes amarillos son especies que no son nativas y que llegan a El Salvador procedentes de diversos países de la región.

Una de las dos especies exóticas que más atraen son los monos cara blanca, por su semejanza con el ser humano. Estos animales pueden ser tiernos de pequeños, pero se vuelven agresivos cuando crecen. Son carnívoros y la gente los abandona cuando llegan a su etapa adulta o de celo.

La otra especie exótica más traficada son las aves. Su colorido plumaje, además de imitar los sonidos y repetir palabras, las hace atractivas como mascotas.

Cuando el MARN recibe especies exóticas y se identifica su país de origen, se intenta repatriarlos. Si no es posible, se buscan lugares que los puedan tener en consignación bajo condiciones de manejo y de tenencia.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) el tráfico de especies de la vida silvestre es el tercer negocio ilegal más grande del mundo, después del tráfico de drogas y armas. Este delito es la segunda causa de pérdida de la biodiversidad en el mundo.

¿Por qué no se pueden liberar especies no nativas?

El impacto de dejar que poblaciones exóticas se establezcan en el país es que pueden afectar a las especies nativas y traer enfermedades y consecuencias al ser humano. Además, si estos animales escapan, establecen poblaciones que desplazan a otras especies que sí son nativas.

Es por ello que es importante no sacar especímenes de su hábitat ni ser parte del círculo de tráfico al comprar una de estas especies exóticas. El MARN hace un llamado para que la población se abstenga de tener vida silvestre en cautiverio.

Mapas de distribución de poblaciones de loros corona blanca y cachetes amarillos en la región. El Salvador está fuera de las zonas de migración, reproducción y residencia de estas aves.  


14 septiembre, 2018