Un hidrófono será instalado en la costa salvadoreña como parte de un proyecto piloto para establecer un sistema de alerta por pesca con explosivos. También iniciará la colocación de radios digitales con GPS en 46 embarcaciones.  El costo del equipo de alta tecnología asciende a 272 mil 956 dólares.

En el marco del Día Mundial de los Humedales que se conmemora hoy, la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, presentó la Red de Vigilancia de Humedales, que consiste en la instalación de un hidrófono  que servirá para detectar casos de pesca ilegal con explosivos y la instalación de 50 radios digitales con GPS para monitorear que los barcos industriales no ingresen a pescar dentro de las tres millas náuticas que restringe la ley.


En el caso del hidrófono o micrófono para ser usado en agua, este aparato será instalado en las próximas semanas en uno de los sitios donde existe recurrencia de pesca ilegal con explosivos. El aparato que captará sonidos bajo el agua, será sumergido a una profundidad aproximada de cinco metros e irá conectado a una caja metálica donde se encuentra el sistema de análisis acústico que permite la adquisición de datos para ser transmitidos y estén disponibles a través de una conexión a internet.

El Salvador será el primer país de la región que utilizará esta línea directa con el mar también para la detección de pesca con explosivos, por lo que se tendrá un periodo de prueba para identificar y caracterizar sonidos de las especies subacuáticas y los sonidos particulares a monitorear.

Luego del periodo de prueba y reclasificación de sonidos, los impactos acústicos serán transmitidos en tiempo real a través de la página electrónica de LIDO (Listening to the Deep Ocean Environment por sus siglas en inglés). Esta será la primera experiencia con este tipo de monitoreo y servirá para consolidar un sistema de alerta temprana para la detección de actividades prohibidas como la pesca con explosivos.

La cobertura máxima estimada del hidrófono es de 50 kilómetros; sin embargo, el registro dependerá del cuerpo de agua en el que viaje el sonido y la topografía del fondo marino.

El financiamiento de este equipo proviene del proyecto “Incorporación de la Gestión de la Biodiversidad en actividades de Pesca y Turismo en los Ecosistemas Costeros / Marinos” ejecutado por el MARN e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con fondos del Global Environment Fund (GEF) por un total de $64,452.50.

El proyecto está siendo coordinado con el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), de España.

La pesca con explosivos también conocida como “bombeo” tiene sus implicaciones negativas tanto en los aspectos sociales como en el medio ambiente. Existen pescadores con miembros mutilados a causa de la manipulación de bombas. Asimismo, las ondas expansivas de la explosión se propagan por todo el cuerpo de agua, provocando la muerte de biodiversidad, esto afecta a la pesca en general ya que no es selectivo, matando larvas, juveniles, hembras con huevos, peces y macro invertebrados (crustáceos, moluscos, entre otros). También hay reportes de muerte de tortugas marinas como efecto del bombeo.


Vigilanci
a de barcos pesqueros

El MARN también ha adquirido un sistema de radiocomunicaciones digital para la vigilancia de los barcos pesqueros y continúa realizando las gestiones necesarias en la Asamblea Legislativa para instalar GPS en los barcos de pesca industrial, con el objetivo de verificar desde tierra, la distancia en la que se encuentren éstos.

En total son 50 radios digitales con GPS que permitirán realizar un monitoreo en tiempo real a través de una aplicación en la cual se visualiza un mapa donde está marcada la zona restringida de tres millas náuticas.

La vigilancia a través de los GPS incluirá cuartos de control en MARN y CENDEPESCA y  contará con señal garantizada para cubrir toda la costa del territorio. Todo por un monto total de  $208,504.40.

El financiamiento de estos equipos proviene del proyecto “Incorporación de la Gestión de la Biodiversidad en actividades de Pesca y Turismo en los Ecosistemas Costeros / Marinos” ejecutado por el MARN e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con fondos del Global Environment Fund (GEF).

El sistema permite la comunicación en red con todos los radios vía voz y mensajes de texto automáticos desde la aplicación, el envío de estos está programado dependiendo de la actividad que el barco esté haciendo. El sistema generará mensajes de notificación automáticos cada vez que las embarcaciones ingresen o salgan de la zona restringida. La señal será retransmitida a antenas repetidoras ubicada en Jayaque, Conchagua, el Volcán de San Salvador y en el MARN.

El sistema además brindará detalles de la hora, fecha, velocidad que lleva el barco y la dirección y posición por coordenadas. El sistema guarda el historial de cada barco de la red en el servidor.

El registro guardará desde que el barco zarpe de cualquier punto de la costa indicando la dirección en la cual se mueva y cualquier maniobra que realice, hasta el momento de atracar.

El radio irá conectado en el panel de control del barco pesquero, funcionará a través de una conexión a la alimentación de voltaje del barco y las antenas de señal GPS y radio frecuencia que se conectarán en un mástil en la parte externa del barco.

En la presentación de la Red de Vigilancia también estuvieron presentes representantes de la Fuerza Naval y la Policía Nacional Civil División de Medio Ambiente, con quienes se organizarán operativos para el monitoreo de las explosiones.

Con la instalación de esta red y la creación de un protocolo para el sistema de alerta temprana se contará con mejores herramientas para vigilar y proteger los ecosistemas marinos del país.

El Código Penal, en su artículo 260 indica que es prohibido realizar actividades de pesca industrial en un tramo de tres millas náuticas a partir de la marea más baja, ya que esta actividad se considera depredación de fauna.