MARN prepara a operadores turísticos para avistamientos de ballenas y delfines


En el país se tienen registros de avistamientos de 21 especies distintas de cetáceos, entre ellos orcas, ballenas (Piloto, Azul, de Bryde, Jorobada y Gris); cachalotes y delfines (Tornillo, Listado, Manchado, Risso, común, de Dientes Rugosos y Nariz de Botella).

San Salvador, 18 de octubre de 2017. Entre los meses de octubre y febrero, las cálidas aguas de la costa de El Salvador se convierten en pasadizo de diferentes especies de cetáceos, por lo que las autoridades prepararon un manual para que los operadores turísticos puedan avistar de manera segura a estos animales.

La ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, presentó el Manual para el Avistamiento Responsable de Cetáceos en El Salvador, documento que recoge una serie de buenas prácticas para el turismo responsable de avistamiento de ballenas, delfines y marsopas en el litoral salvadoreño.

En el manual – elaborado con el proyecto Biodiversidad, Pesca y Turismo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo Ambiental Global (GEF) – se describen recomendaciones y consideraciones especiales para la planificación, gestión y desarrollo de prácticas que no afecten a las diferentes especies a observar ni a sus ecosistemas.

Los cetáceos viajan de norte a sur en el Océano Pacífico y viceversa. El espectáculo es tal que muchas personas se arriesgan a verlas de cerca, en pequeñas embarcaciones, sin tomar en cuenta las medidas adecuadas para hacerlo así como para no perturbar a estos mamíferos marinos.

Entre las especies que más se observan están la ballena jorobada, el delfín manchado y el delfín común. Uno de los primeros consejos es no lanzarles alimentos, no usar megáfonos u otro tipo de aparatos sonoros que alteren al animal y no interponerse entre una madre y su cría.

En el documento se explica que las embarcaciones que se utilizarán para la observación deberán contar con el aval de la Autoridad Marítima Portuaria (AMP) para navegar y portar equipos de seguridad y de primeros auxilios.

Durante la navegación, no se deberán sobrepasar los 30 minutos como tiempo máximo de observación de la especie o grupo de cetáceos; no se podrá seguir a los animales si estos se alejan de la embarcación ni se entrará en contacto con ellos mediante nado, buceo con snorkel o con sistema autónomo.

Las embarcaciones registraran, en una bitácora, todos los avistamientos con fecha, especie observada, cantidad de ejemplares y número de crías si hubiere; dicha información será entregada a esta cartera de Estado.

En caso de colisión con algún espécimen o el avistamiento de alguno con heridas y cicatrices recientes, se deberá informar al MARN, a la Fuerza Naval o a la AMP.

La entrega del manual se hizo a instituciones gubernamentales (MITUR, ISTU, Corsatur, CENDEPESCA, CITES – MAG, Politur, División de Medio Ambiente de la PNC y CEPA), sector académico (universidades), escuelas de buceo, Programa Océanos Secretos, operadores de turismo y Unidades Ambientales municipales.

Turismo marino

Las actividades formales de turismo de observación de cetáceos, en El Salvador, comenzaron en el 2006 en el Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos y Punta Remedios en Sonsonate para crear alternativas económicas para los pescadores y disminuir la presión del recurso pesquero.

La diversidad de especies de cetáceos que circulan en la costa salvadoreña está relacionada con factores oceanográficos, irregularidades en el fondo marino, abundancia de alimento, temperatura del agua y distribución de las presas.


Icon

Manual de avistamiento cetaceos 5.58 MB 672 downloads

...
Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


18 octubre, 2017