En mayo del año pasado, un fuerte oleaje modificó la línea de costa salvadoreña, especialmente en las zonas central y occidental y afectó de diversas maneras la vida de sus habitantes.

 

A pesar de convivir día a día con el mar y de conocerlo muy bien, los pobladores de la costa consideran importante saber la dinámica de los fenómenos marinos extremos como las mareas extraordinarias, los oleajes extremos, las corrientes de retorno y los tsumanis, para poder desarrollar una cultura de prevención y sistemas de alerta temprana (SAT).

 

El oleaje, las mareas y las corrientes de retorno son eventos oceanográficos comunes que suceden en el mar, pero cuando estos fenómenos sobrepasan los parámetros que monitorea el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) se convierten en amenazas marinas.

 

De ahí parte la importancia de que los Sistema de Alerta Temprana -conformados por pobladores y autoridades locales-,  conozcan profundidad sobre los diferentes eventos extremos oceanográficos y las herramientas informativas que el MARN pone a disposición del público para que puedan tomar decisiones claves en el momento indicado, pero también brindar recomendaciones a los usuarios de actividades como pesca, transporte y turismo marítimo se vuelve primordial.

 

El oceanógrafo, Francisco Gavidia resalta el papel de los sistemas de alerta temprana ante eventos oceanográficos extremos. “Entre más informada esté la población de la zona mayor será la capacidad de respuesta ante estos fenómenos que, a consecuencia del cambio climático, es probable que se den cada vez con más frecuencia”, dice.

 

La sensibilización de la población, a raíz de los eventos que se han dado, es lo que ha cambiado la percepción. En ese sentido, el MARN organiza talleres informativos con la población de la costa para dar a conocer los fenómenos y la información que este ministerio genera en relación con las amenazas marinas. En los talleres participan representantes de instituciones como Protección Civil, Policía Nacional Civil, Fuerza Naval, Comandos de Salvamentos, Cruz Roja, Ministerio de Salud, Autoridad Marítima Portuaria, alcaldías y Asociaciones de Desarrollo Comunal (ADESCO) de pescadores, de transportistas y de turismo.

 

En las diferentes actividades de sensibilización de la población que el MARN desarrolla para fortalecer los Sistemas de Alerta Temprana, los miembros de las ADESCO han compartido su experiencia sobre cómo en el pasado han sido golpeados por amenazas marinas, y que ahora luego de participar en este tipo de reuniones conocen qué son, qué los genera, cuáles son los impactos y, sobre todo, qué hacer para reducir el riesgo.

 

Todos los días, el MARN elabora un pronóstico del oleaje frente a la costa salvadoreña, también lo hace de manera semanal todos los jueves. Sobre las corrientes de retorno, el pronóstico se emite previo a los períodos vacacionales, cuando la mayoría de salvadoreños disfrutan del mar,  en cinco sectores de la costa de El Salvador: Planicie Costera Occidental, Cordillera del Bálsamo, Planicie Costera Central, Planicie Costera Oriental y Sierra de Jucuarán. En cuanto a la marea, el pronóstico es mensual y en los cuatro puertos del país (Acajutla, La Libertad, El Triunfo, La Unión).

La vigilancia del mar se realiza desde dos cámara ubicadas en los puertos de La Libertad y Acajutla, pero también existe una red global para medir el nivel del mar, posibles amenazas como tsunamis o tormentas. Y cada año se elabora el Almanaque Marino-Astronómico, que contiene información sobre eclipses lunares y solares, el estado del mar, las fases de la Luna y  las fechas de las fiestas nacionales y móviles.

Toda esta información es enviada a diversas entidades como Autoridad Marítima Portuaria, Protección Civil y Cendepesca, Fuerza Naval. Además, puede ser consultada en la página electrónica del MARN y difundida por las redes sociales.

IMG_3849

Fenómenos oceanográficos

  • El agua del mar está sometida a fuerzas que la mantienen en movimiento constante, transportando calor y nutrientes de un sitio a otro, lo que favorece a muchos organismos. Estas fuerzas son muy importantes porque crean mareas y oleajes.
  • La marea es el constante vaivén del nivel del mar generado por la fuerza gravitatoria que ejerce la luna y el sol sobre una tierra en rotación. La marea en El Salvador es semidiurna porque cada día se observan dos mareas altas y bajas con alturas similares. El tiempo entre mareas (altas y bajas) es 6 o 12 horas.
  • El oleaje es generado por la fuerza del viento sobre la superficie del agua. Existen dos tipos de oleaje: cuando es generado por tormentas cercanas se le denomina mar local o de viento; cuando es generado por tormentas lejanas se le denomina mar de leva o de fondo.
  • La corriente es generada por la fuerza de atracción de la luna y el sol, la fuerza del viento, la fuerza asociada a la rotación de la tierra y la fuerza asociada a la diferencia de peso entre columnas de agua.
  • Frente a la costa salvadoreña los valores típicos de altura del oleaje es 1.2 metros y la velocidad del viento en el mar 16 kilómetros por hora.
  • Un tsunami es una serie de olas oceánicas de larga longitud y largo periodo, son generados principalmente por terremotos ocurridos cerca de la costa o por terremotos submarinos. Viajan a la velocidad de un jet (avión supersónico) en mar profundo con altura de olas de unos pocos centímetros, bajan su velocidad y crecen tremendamente en altura al entrar en aguas poco profundas, golpean las costas con una fuerza devastadora e inundan rápidamente todas las áreas costeras bajas.
  • Los tsunamis representan un alto riesgo para la población que habita cerca de la costa salvadoreña, en total se tienen 29 municipio en la zona costera. El último tsunami en El Salvador ocurrió el 26 de agosto de 2012, fue producido por un sismo de magnitud 7.3, ocurrido a las 10:37 p.m. frente a la costa de Usulután. Este tsunami afectó principalmente la península de San Juan del Gozo, en la isla de Méndez la altura máxima de ola fue de 2.3 metros e inundó unos 300 metros.