MARN atiende a 16 crías de diferentes especies de la vida silvestre


San Salvador, 20 de mayo de 2019. El olor a leche atrae al pequeño cervatillo que camina con dificultad en un área verde de la clínica veterinaria del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Se prende de un biberón y bebe.  

Quienes le dan la pacha le calculan dos semanas de nacido. Su tamaño minúsculo, cuerpo escuálido, pelo encrespado color café y manchitas blancas, enternecen. El acta policial que acompañó a esta cría de venado, indica que fue encontrado en los alrededores de una bodega industrial cuando intentaba escapar de unos perros.

En la última semana, la clínica veterinaria del MARN se ha convertido en una especie de sala cuna pero de animales. Ninguno de los visitantes tiene cualidades o características similares. Hay emplumados, con escamas o cubiertos de pelo y todos requieren dietas alimenticias diferentes.

Los 16 inquilinos que se atienden son de muy corta edad. En su mayoría son recién nacidos: un pequeño polluelo de chachalaca, una zarigüeya, un pichón de urraca y siete mazacuatas, proceden de diferentes lugares de San Salvador, Nuevo Cuscatlán y San Martín.

A la lista de los recién nacidos se sumaron tres ardillas, dos zorros grises juveniles, rescatados en Chalchuapa y en La Libertad, y un gato zonto, recuperado en Quezaltepeque.

Estos animales fueron encontrados y entregados por personas altruistas que defienden la vida silvestre y hoy reciben los cuidados veterinarios de acorde a sus necesidades. Sin embargo, el MARN hace un llamado para que en caso de encontrar una especie en posible situación de abandono, esperar un tiempo prudencial porque en algunos casos las madres andan cerca buscando alimentos.

Cuidos especiales

Cada especie requiere de un cuido especial. Desde darles alimentos a través de un biberón o comida molida que es proporcionada en sus hocicos o picos hasta el tipo de dieta adecuada. Por su corta edad, el venado se alimenta mediante una pacha y con una formula especial. Además, se expone durante un par de horas al sol y en el kennel donde permanece se han colocado planchas térmicas a fin de simular el calor que recibiría al estar con su madre. También recibe estimulación para que orine y defeque y no muera por complicaciones estomacales.

Las ardillas llegaron con los ojos cerrados, pero con pelo. Ellas podrán desarrollarse siempre y cuando acepten el alimento proporcionado y se les proporcione calor.

En cuanto al gato zonto, este muestra un comportamiento agresivo producto del alejamiento a su hábitat y al encierro, pero acepta el alimento que se le proporciona. En el caso de las aves y los reptiles, estos no presentas heridas aparentes sí podrán criarse y desarrollarse fuera de sus nidos.

“Todos se encuentran en aparente buen estado de salud, están aceptado la dieta que se les ha proporcionado. Afortunadamente tenemos los espacios para atender a las especies y todas podrán recuperarse”, explicó Kattia Gómez, veterinaria del MARN.

Además, adelantó que el venado cola blanca y el gato zonto serán llevados a dos refugios especiales para que continúen su rehabilitación de manera normal. En el caso de la urraca, se esperará a que cambie el plumaje para iniciar su proceso de liberación.

Los demás permanecerán en cuarentena durante las próximas semanas serán liberados en áreas naturales. El MARN hace un llamado a la población a alertar sobre animales silvestres heridos a este Ministerio o bien a la PNC más cercana.

9 de cada 10 animales mueren en el camino antes de llegar a ti

Muchos animales de la vida silvestre terminan como mascotas, encerradas en jaulas o en espacios no adecuados; bajo dietas no aptas para su especie y, en el peor de los casos, sufren una muerte dolorosa.

En su mayoría, estas especies han sido separadas violentamente de su ecosistema donde los cazadores han matado a los progenitores para extraer y vender las crías. Nueve de cada 10 animales que son alejados de su hábitat natural mueren en el camino antes de llegar a ti.



Compartir en:


20 mayo, 2019