MARN anuncia acciones para sanear quebrada El Piro


El Atlas de la quebrada El Piro representa un valioso aporte para las acciones que el MARN ejecutará bajo el Plan Nacional de Restauración de Ríos Urbanos. En las próximas semanas iniciará una serie de inspecciones  a empresas y otras actividades que vierten aguas sin tratamiento en la quebrada, para trabajar en acciones concretas que disminuyan  significativamente la contaminación.

San Salvador, 22 de marzo de 2017. En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Agua, los titulares del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) Lina Pohl y el viceministro Ángel Ibarra,  presentaron el Atlas de la quebrada El Piro, uno de los mayores afluentes del río Acelhuate.

El Atlas está conformado por una serie de mapas que compilan información específica de diferentes actividades que influyen sobre la quebrada, como por ejemplo  la actividad industrial, comercial, la cantidad de áreas verdes, la población, centros educativos entre otros datos de interés.

El objetivo de esta radiografía de la quebrada es contar con información precisa que permita construir acciones concretas para  descontaminar el río, uno de los afluentes más importantes y más contaminados que conectan con el río Acelhuate.

La ministra Pohl destacó que contar con esta información permitirá conocer la presión que usos impactan en el afluente, como por ejemplo la cantidad de vertidos descargados por zona urbana, comercio, industria entre otros.

El Piro, nace en la Cordillera de El Bálsamo, en el sector de la colonia Utila, en el municipio de Santa Tecla y se serpentea a lo largo de 6.1 kilómetros, pasando por el municipio de Antiguo Cuscatlán hasta el sector de Casa Presidencial, en San Salvador, donde su nombre cambia por quebrada La Lechuza.

A lo largo de este afluente se identificaron 57 industrias, las más fuertes concentradas en el Plan de La Laguna, en Antiguo Cuscatlán, donde se elaboran productos farmacéuticos; alimenticios – en especial harinas- y plásticos.

Aunque El Piro solo tiene 6.1 km, de longitud el Atlas contiene información de los entornos al caudal que se extiende en área de 21.31 kilómetros cuadrados, entre los cuales se toma en cuenta las áreas verdes  repartidas entre públicas y privadas y donde se asientan aproximadamente medio millón de personas.

El Atlas es un producto de un largo trabajo de investigación realizado en 2015 por alumnos de la Universidad José Simeón Cañas y supervisado por especialistas en el tema hídrico, donde se tomó como base la información oficial generada por la Oficina de Planificación Municipal del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS), de la misma universidad y del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la cual fue alimentada con una  compilación de datos recolectados en terreno.

Empresas construirán plantas de tratamiento de aguas

La información recopilada en el Atlas de la quebrada El Piro, es fundamental para  la continuidad del Plan Nacional de Restauración de Ríos Urbanos, dijo Pohl, pues permitirá identificar con nombre y apellido  quiénes contaminan el río, pero además se vuelve una herramienta para  apuntalar estrategias de descontaminación.

La titular del ramo ambiental explicó que hay importantes avances para descontaminar el primer tramo del Acelhuate, anunciado en años pasado, donde se identificó a las cinco empresas que más lo contaminan. Dos de ellas ya comenzaron a construir plantas de tratamiento de sus aguas y tres ya presentaron los planos de los proyectos.

En el marco del Día Mundial del Agua, Pohl reiteró que su cuido y preservación es responsabilidad de todos, máxime en un momento donde el fenómeno del cambio climático ha golpeado fuertemente a las economías del país, a través de la  sequía que en consecuencia impacta en la reducción de caudales y mantos freáticos.

Pohl adelantó que en las próximas semanas el MARN lanzará el Plan Nacional Hídrico donde se mapea la cantidad y calidad del agua que existe en el país; la disponibilidad de agua superficial diferente en territorio y en tiempo (época seca y lluviosa) y el comportamiento de los acuíferos del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), entre otros.

Sabías que…

Una persona consume aproximadamente 150 litros de agua al día en la zona urbana y 20 en la zona rural (la  dotación depende del nivel de vida y servicios que acceden las personas, en el área rural es menor porque la usan exclusivamente para bebida y limpieza, en las ciudades hay más usos, servicios sanitarios, lavadoras, lavaplatos, etc.)

Se registró reducción de caudales promedios mensuales en toda la época de lluvias del año hidrológico 2015 – 2016 en todo el país. En la época seca continúo la reducción de caudales en la zona occidental y en los ríos Torola y Goascorán. Las reducciones de caudales promedio mensuales han sido más críticas al oriente del país, encontrándose desde el mes de julio con valores de reducción por encima del 50%.