Laguna El Jocotal, punto de encuentro de aves migratorias y nativas


La laguna El Jocotal es uno de los humedales más emblemáticos de El Salvador, donde converge una población de aves acuáticas que supera las 20 mil, entre migratorias y residentes. Desde hace 20 años, se convirtió en el primer humedal declarado como sitio Ramsar, una categoría de importancia internacional.

Se encuentra ubicado en la zona hidrográfica Jiquilisco – Goascorán, entre el volcán de San Miguel y las colinas de Jucuarán, según el Inventario Nacional de Humedales de El Salvador del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Este sitio Ramsar es un complejo de humedales de agua dulce asociados a la llanura de inundación del río Grande de San Miguel y a la laguna El Jocotal. Por esta razón, todo el humedal experimenta marcados cambios en el nivel del agua, dependiendo de la época lluviosa o seca así como de los incrementos en el nivel del río Grande de San Miguel.

La laguna El Jocotal se expande y contrae invadiendo así los pantanos herbáceos, pastizales inundables y carrizales que la rodean. Entre la laguna El Jocotal y el río Grande de San Miguel aparece un bosque estacionalmente saturado, único en el país por contener varios cientos de hectáreas dominadas casi exclusivamente por árboles de pimiento.

La diversidad de este bosque húmedo subtropical otorga a El Jocotal rasgos únicos por su tamaño y porque una parte de ella está directamente asentada sobre las lavas producidas durante varios eventos eruptivos del volcán de San Miguel durante el siglo XIX.

Es por ello que en este humedal se han reportado 246 especies residentes, que incluye parte de las tierras altas del volcán de San Miguel y, por tanto, especies que no se observan en los humedales, lo que representa cerca del 45 % de todas las especies reportadas para el país. Se pueden observar el tinamú o gallina mona, el zambullidor cuellinegro, el pelícano blanco, la pato aguja, el ibis oscuro, 14 de las 16 especies de garzas y las 12 especies de anátidos reportadas para el país, entre muchas otras residentes.

Entre las especies de aves migratorias que hacen uso de este Sitio Ramsar en su paso por el país se encuentra: milano caracolero (Rostrhamus sociabilis), correlimos mínima (Calidris minutilla), correlimos zancón (Calidris himantopus), cigüeña (Mycteria americana), golondrina de mar (Chlidonias niger).

Otros habitantes

El grupo de los peces está compuesto por 21 especies, incluyendo de agua dulce e incluso mainas/estuarinas que ingresan por el desbordamiento del río Grande de San Miguel y se adaptan a la vida en las lagunas. Entre ellas destacan, por ser poco comunes en otros cuerpos de agua continentales del país: el róbalo, el robalillo, el lenguado, la guabina, el llame, el guapote pando y el guapote criollo o verde.

Adicionalmente, se reportan cuatro especies de camarones que son aprovechadas por los lugareños: el camarón rayado, chacalín zacate, camarón pilero y cacarico. Así como la presencia del erróneamente llamado caracol chino, que muchas veces se cree una especie exótica, pero que es de origen mesoamericano y muy probablemente también nativo de El Salvador.

Según el Inventario Nacional de Humedales de El Salvador, sorprende el bajo número de especies de anfibios reportadas para la zona: tepelcua, sapo sabanero y, asombrosamente, la rana salvadoreña, una especie considerada en peligro a nivel mundial. De los reptiles, por otra parte, se han reportado 23 especies, incluyendo: cocodrilo americano, caimán de anteojos, serpiente de cascabel, coral verdadero, cantil (el gecko diurno de jardín que es escaso en áreas silvestres); salamanquesa de vientre amarillo, entre otros.

No se cuenta con inventarios u observaciones confirmadas de mamíferos, pero el plan de manejo del área ofrece una lista de 28 especies de probable ocurrencia, que incluye: oso hormiguero, puerco o zorro espín, tepezcuintle, coyote, mapache, pezote y zorrillo manchado.

Dada su importancia, el MARN desarrolla en este humedal el proyecto “Conservación, uso sostenible de la biodiversidad y mantenimiento de los servicios de los ecosistemas de humedales protegidos de importancia internacional” que se implementa desde 2017 hasta 2020.

Este proyecto es financiado con recursos del Fondo de Medio Ambiente Mundial (FMAM, GEF por sus siglas en inglés) y administrado financieramente por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El objetivo del proyecto es promover la conservación y el uso sostenible de biodiversidad y el mantenimiento de servicios del ecosistema por medio de la creación de nuevos humedales protegidos de importancia internacional, así como mejorar la administración de humedales protegidos existentes.

 

Datos de interés

* La laguna El Jocotal cambia de tamaño según la estación del año. En época seca mide 296 hectáreas y llega a medir hasta 723 hectáreas en época lluviosa

* El lugar conocido como la Poza Azul es el sitio más profundo de la laguna El Jocotal

* Este sitio fue declarado el primer humedal con reconocimiento internacional para El Salvador, y el número 970 en la Convención Ramsar.

* La laguna El Jocotal fue declarada Humedal Protegido de Importancia Internacional (o Sitio Ramsar) por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, conocida como la Convención de Ramsar, el 22 de enero de 1999.

Ubicación: la laguna El Jocotal está aproximadamente a 120 km de San Salvador, se ubica en el extremo nororiental de la Planicie Costera Central. La laguna San Juan está ubicada alrededor de 12 km al noreste de la laguna El Jocotal y también forma parte del territorio declarado como Sitio Ramsar.

Departamentos: San Miguel y Usulután

Municipios: El Tránsito, San Miguel, Chirilagua y Jucuarán.

 

 



Compartir en:


30 mayo, 2019