Inician discusiones sobre restauración de 150 millones de hectáreas en el planeta

El Bonn Challenge, es una reunión sin precedentes en donde los países discutirán la cantidad de hectáreas, medios de implementación de sus programas nacionales y fortalecimiento de sus capacidades. La meta global es restaurar 150 millones de hectáreas. El Salvador restaurará un millón.

Inician discusiones sobre restauración de 150 millones de hectáreas en el planeta

El Bonn Challenge, es una reunión sin precedentes en donde los países discutirán la cantidad de hectáreas, medios de implementación de sus programas nacionales y fortalecimiento de sus capacidades. La meta global es restaurar 150 millones de hectáreas. El Salvador restaurará un millón.

San Salvador, 20 de agosto de 2015. Ministros, viceministros, representantes de Organismos de Cooperación Internacional y especialistas en el tema de restauración de diferentes partes del mundo, se reúnen hoy en la primera reunión Bonn Challenge Latinoamérica 2015, evento que fue inaugurado esta mañana por el Presidente de la República, Prof. Salvador Sánchez Cerén.

El Desafío de Bonn, conocido como Bonn Challenge, es una iniciativa mundial impulsada por los gobiernos de Alemania y Noruega y lanzada en septiembre de 2011 en la ciudad alemana de Bonn, el cual tiene como objetivo restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradas y deforestadas en todo el mundo al año 2020.

Durante el encuentro, la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl presentará a los donantes, y socios implementadores, en particular a la República Federal de Alemania, los avances logrados con las distintas iniciativas y propuestas nacionales de restauración, con las que se contribuirá a las meta mundial, así como, para establecer un diálogo sobre los medios de implementación requeridos, en particular el fortalecimiento de capacidades nacionales y el financiamiento.

El compromiso de El Salvador es restaurar un millón de hectáreas, es decir,  10 mil kilómetros cuadrados o lo equivalente a la mitad del territorio salvadoreño. Esa es la escala de esfuerzo que el país  necesita para reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático. 

La restauración en el país arrancará con las primeras 100 mil hectáreas en las Áreas Naturales del país, zonas de manglares, el corredor seco y zonas de recarga hídrica, entre otros, para lo cual se cuenta con un monto de 20 millones que se reparten entre varios proyectos financiados por Alemania; España a través del Fondo de Agua en la microcuencas y  de Los Estados Unidos a través del Fondo Ambiental para las Américas, (FIAES).

Es fundamental que el país tome como tema prioritario una restauración a gran escala, que implique la rehabilitación de ecosistemas prioritarios y un cambio en las prácticas de la agricultura hacia una más resiliente, donde prime la biodiversidad del suelo.

Parte de este proceso implica la reducción del uso de agroquímicos, la erradicación de prácticas como la quema y medidas de conservación del suelo. Esto permitirá la recuperación de bosques que se forman a las orillas de los ríos, la restauración de  manglares, zonas de recarga acuífera y humedales.

Está claro que con un territorio degradado y sin vegetación, los suelos del país no tienen la capacidad de absorber la lluvia, la cual desata una cadena de problemas que afectan a la economía y el desarrollo e incrementa una situación de vulnerabilidad ante los efectos del calentamiento global.

En ese marco, el pasado 12 de agosto los titulares de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lema (CEL), David López, la ministra del MARN, Lina Dolores Pohl, el titular de Agricultura y Ganadería (MAG), Oreste Ortez y el asesor principal del Programa “Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación de Bosques en Centroamérica y República Dominicana” (REDD/CCAD-GIZ), Dr. Laszlo Pancel, firmaron un convenio de cooperación para la ejecución de acciones que propicien la restauración de ecosistemas en las áreas de influencia del Grupo CEL en el territorio nacional.

Este acuerdo se sumará a las acciones de reforestación que ya están en marcha para dar complimiento al compromiso asumido en el Desafío Bonn,  en cual busca restaurar un total de 150 millones de hectáreas degradadas en todo el planeta.

Este encuentro sin precedentes en nuestro país, reúne a los ministros y ministras de Ambiente de Centroamérica y República Dominicana, y ministros representantes de países líderes regionales en restauración de Suramérica, África y Asia. Así como una delegación de alto nivel de la República Federal de Alemania y del Reino de Noruega.

De igual forma, participan  delegaciones de alto nivel del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Organizaciones No Gubernamentales Internacionales como el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y representantes de Bancos internacionales.

En el marco de  la primera reunión del Bonn Challenge, la Dirección General de Correos emitió 100 mil sellos postales alusivos a la restauración. Los sellos serán circulados en 192 países del mundo.

Mundialmente siguen perdiéndose aproximadamente 13 millones de hectáreas de ecosistemas boscosos al año, lo que provoca escasez de agua, disminución del suministro de alimentos, pérdida de la biodiversidad y hasta un 20% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en todo el mundo. Además, en la actualidad se estima que a nivel mundial aproximadamente 2,000 millones de hectáreas de ecosistemas se encuentran degradados y requieren actividades de restauración.

La restauración de ecosistemas y paisajes es una apuesta global, como medida urgente y necesaria para revertir el alto grado de deterioro del medio ambiente, y así recuperar los servicios ecosistémicos críticos para el bienestar de la humanidad, permitiendo la reducción de los riesgos a desastres y la adaptación al cambio climático, así como garantizando la sostenibilidad de las actividades productivas en el mundo.