Durante las últimas 12 horas, los valores de la vibración sísmica del volcán se han estabilizado arriba del umbral, fluctuando entre 366 y 465 unidades RSAM promedio hora, con una media de 400 unidades, situación que ha mantenido desde el día de ayer miércoles.

Durante las últimas 12 horas, los valores de la vibración sísmica del volcán se han estabilizado arriba del umbral, fluctuando entre 366 y 465 unidades RSAM promedio hora, con una media de 400 unidades, situación que ha mantenido desde el día de ayer miércoles.

La emisión de gases y vapor de agua continúa por el cráter central y los valores de RSAM se mantienen variando, lo que indica acumulación de energía e inestabilidad en el sistema interno del volcán (gráfica 1).

Gráfica 1: Registro de la medición de la amplitud de la señal sísmica en promedio hora, fluctúan entre 300 y 400 unidades.

Imágenes captadas por la cámara de vigilancia ubicada en el cerro El Pacayal, muestran una combinación de nubes meteorológicas con gases que emanan del cráter del volcán. Los gases son transportados de acuerdo con la dirección del viento, la cual esta mañana se orientaba hacia el oeste (foto1).

Foto 1: imagen captada por cámara de vigilancia ubicada en el cerro El Pacayal, a las 8:15 a.m., muestra una mezcla de nubes meteorológicas y gases volcánicos emanando del cráter del volcán.

Vulcanólogos del MARN se hicieron presentes en la zona el día de ayer 13 de enero, y confirmaron que el viento en la zona del volcán remueve la ceniza depositada durante el proceso eruptivo y la moviliza, desplazándola hacia la parte baja del edificio volcánico con énfasis en el flanco suroeste (foto 2).

Foto 2. Muestra la remoción de ceniza y su desplazamiento hacia el suroeste del volcán, por efecto del viento.

La interpretación de los datos de monitoreo indican que el sistema interno del volcán aún se encuentra inestable, y que puede continuar con este comportamiento durante las próximas horas e incluso días, cabe mencionar que no se descartan incrementos con la posibilidad de que el volcán vuelva a emanar cenizas e inclusive no se descarta una posible presencia de magma en la superficie.

Incluida la erupción del 29 de diciembre de 2013, se ha registrado un total de 22 episodios eruptivos similares al actual; sin embargo, este es uno de los eventos de mayor intensidad (gráfica 2).

Gráfica 2. Incluida la erupción del 29 de diciembre de 2013 hasta la fecha, se han registrado 22 eventos eruptivos.

El MARN continúa su dispositivo de monitoreo reforzado, manteniendo una comunicación estrecha con la Dirección General de Protección Civil y observadores locales. El MARN hace un llamado a periodistas y particulares a no acercarse a la parte alta del volcán, debido al grado de peligrosidad que estas súbitas explosiones y fuertes emisiones de gases que se generan.