A partir de las imágenes registradas por la cámara web, se observa que el volcán Chaparrastique ha disminuido la desgasificación desde su cráter. Se observan pequeños pulsos de gases que salen desde el cráter que no superan los 100 metros de altura, los cuales son llevados hacia el suroeste (figura 1). Observadores locales reportan leve olor a azufre, sin embargo, los daños a la vegetación ubicada al oeste-suroeste del cráter por efecto de lluvia ácida se mantienen.

1.1

Figura 1. Imagen captada a las 8:01:36 a.m., desde el volcán Pacayal por cámara de vigilancia del MARN, muestra pulso de gas saliendo del Chaparrastique.

El volcán continúa emitiendo gases magmáticos, principalmente vapor de agua y Dióxido de Azufre. A partir del 19 de junio estos valores presentan fluctuaciones, sin embargo, se mantienen cerca o algunos días superan las 1,000 toneladas (figura 2).

1.2

Figura 2. Desde el día 19 de junio las emisiones de Dióxido de Azufre superan las 1,000 toneladas en su promedio día.

Durante las últimas 24 horas, la vibración sísmica del volcán, registrada por la estación sísmica VSM ubicada a 1700 msnm del flanco norte del volcán, ha fluctuado entre 98 y 173 unidades RSAM en su promedio hora, con una media de 144 unidades. Se continúa observando una tendencia gradual a la baja que sugiere descompresión del sistema (figura 3).

Figura 3. Vibración sísmica del volcán registrada por la estación sísmica VSM durante el período de mayo-julio de 2016.

La estación de calidad del aire instalada en la finca La Piedra, ubicada a tres kilómetros al oeste del cráter del volcán, mide concentraciones de Dióxido de Azufre en el aire, los cuales fluctuaron entre 0.013 y 0.160 partes por millón (ppm). Los datos registrados muestran que, durante la mayor parte del registro, se tiene una condición de aire “Buena”; solamente a las 9:30 p.m. de ayer presentó condición de aire moderada (figura 4).

1.3

Figura 4. Calidad del aire al occidente del cráter varía según la dirección del viento.

Los gases emitidos por el cráter del volcán son transportados según la dirección del viento y los residentes de las comunidades más cercanas al volcán perciben olor a azufre, por ello, se recomienda el uso de mascarillas o pañuelos húmedos y además, salir de la zona de afectación.

La desgasificación del volcán continúa, pero presenta una disminución, por ello se continúa con la recomendación de abstenerse de subir a la parte alta del cono volcánico, debido al daño que los gases magmáticos causan al sistema respiratorio, además de que puede ocurrir una súbita explosión y los materiales expulsados causen daño.

El MARN continúa su dispositivo de monitoreo reforzado, manteniendo una comunicación estrecha con la Dirección General de Protección Civil y observadores locales.

El Ministerio hace un llamado a periodistas y particulares a no acercarse a la parte alta del volcán, debido al grado de peligrosidad que presenta.

La próxima actualización de datos será el viernes 8 de julio. En caso de ocurrir algún cambio significativo se emitirá otro informe especial.