Las imágenes captadas esta mañana muestran que el volcán mantiene una fuerte desgasificación saliendo de su cráter central. La pluma de gas es sostenida y transportada por los vientos dominantes en la zona, hacia el noroeste y suroeste del cono (figura 1).

Figura 1. Intensa desgasificación presentada por el volcán Chaparrastique, formando una pluma sostenida de gases con dirección predominante hacia el sur oeste del cráter.

El día de ayer, martes 21 de junio, vulcanólogos del MARN realizaron medición del flujo de Dióxido de Azufre emitido por el volcán, con la estación Móvil DOAS, atravesando la pluma de gases sobre el trayecto de la carretera que conduce a los municipios de El Tránsito y San Jorge y entre Placitas y El Jocotal. El análisis de los datos obtenidos refleja un flujo de aproximadamente 900 ton/día de Dióxido de Azufre (figuras 2 y 3). Lo que refleja aún valores altos, pero menores que los registrados en días anteriores.

 

Figura 2. Mediciones in situ realizadas ayer por la mañana de flujo de gases con equipo móvil DOAS en el transepto entre El Tránsito y San Jorge.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 3. Mediciones in situ realizadas ayer por la tarde con equipo móvil DOAS en el transepto entre Placitas y El Jocotal.

Durante las últimas 24 horas, la vibración sísmica del volcán registrada por la estación sísmica VSM ubicada a 1700 msnm del flanco norte del volcán, ha fluctuado entre 202 y 241 unidades RSAM en su promedio hora, con una media de 230 unidades. Valores similares a los obtenidos en los últimos tres días (figura 4).

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 4. Comportamiento de la vibración sísmica del volcán desde mayo 2016 hasta la fecha.

Los gases emanados del cráter del volcán son transportados según la dirección del viento, por lo que las comunidades que residen en la zona pueden percibir olor a azufre. Ante ello, se recomienda el uso de mascarillas o pañuelos húmedos cuando perciba olor a azufre y procure salir de la zona de afectación.

La desgasificación del volcán continúa intensa, por lo que se recomienda abstenerse de estar en la parte alta del cono debido al peligro que los materiales expulsados por una súbita explosión puedan causar, además del daño en las vías respiratorias por los gases magmáticos que está emitiendo el volcán.

El MARN continúa su dispositivo de monitoreo reforzado, manteniendo una comunicación estrecha con la Dirección General de Protección Civil y observadores locales.

El Ministerio hace un llamado a periodistas y particulares a no acercarse a la parte alta del volcán, debido al grado de peligrosidad que presenta.

Si las condiciones actuales se mantienen, la próxima actualización de datos será mañana 23 de junio. En caso de ocurrir alguna explosión saldrá informe especial.