Desde el día de ayer, las imágenes captadas por la cámara de vigilancia ubicada en el cerro El Pacayal continúan mostrando periódicamente pulsos de color blanco, lo cual sugiere que se trata principalmente de gases y vapores.

El material depositado por la erupción de ceniza del 12 de enero es removido por efecto del viento imperante en la zona, movilizándose en dirección Oeste-Suroeste  (Figura 1).

20012016_Chaparrastique00

Figura 1. Izquierda: pulsos cíclicos son observados emanando desde el cráter. Derecha: fuerte influencia de ceniza preexistente transportada por el viento se desplaza por las faldas del volcán.

Durante las últimas 24 horas los valores de la vibración sísmica del volcán han  fluctuado entre 273 y 161 unidades RSAM promedio hora, con una media de 243 unidades. Se continúa observando un descenso paulatino en el registro de los datos. (Figura 2).

20012016_Chaparrastique001

Figura 2. Durante las últimas 24 horas los valores de RSAM en promedio hora fluctúan entre 273 y 161 unidades RSAM, observándose una tendencia paulatina a la baja.

Los datos recolectados a través del monitoreo que se realiza en el volcán Chaparrastique, y los cambios en la magnitud de las emisiones provenientes del cráter indican que el sistema interno del volcán se encuentra inestable, y puede mantenerse así durante las próximas horas e incluso días. No se descarta incremento en la actividad del volcán con la posibilidad de que vuelva a emitir cenizas e inclusive genere magma a la superficie, lo cual es típico en un volcán activo.

Incluida la erupción del 29 de diciembre de 2013, se ha registrado un total de 23 episodios eruptivos similares al actual (Figura 3).

20012016_Chaparrastique01

Figura 3. Incluida la erupción del 29 de diciembre de 2013 hasta la fecha, se han registrado 23 eventos eruptivos.

El MARN continúa su dispositivo de monitoreo reforzado, manteniendo una comunicación estrecha con la Dirección General de Protección Civil y observadores locales.

El MARN hace un llamado a periodistas y particulares a no acercarse a la parte alta del volcán, debido al grado de peligrosidad que la actividad presenta y la posibilidad de ocurrir súbitas explosiones y fuertes emisiones de gases.