Durante la época lluviosa 2016, se han registrado dos sequías meteorológicas. La primera fue del 2 al 7 de julio de intensidad débil. La segunda inició el 24 de julio y se encuentra activa, con cinco días secos consecutivos (débil) hasta el presente.

El Inicio de la Estación Lluviosa (IELL) de 2016 fue tardío en El Salvador, hasta dos semanas después de la fecha promedio histórica. Normalmente el IELL ocurre a mediados del mes de mayo, pero esta vez en la zona oriental, especialmente, las lluvias fueron regulares hasta en los primeros días de junio. Consecuentemente el mes de mayo fue seco.

Durante junio las lluvias fueron normales, pero del 2 al 7 de julio se presentó la primera sequía de la época. Esta fue de intensidad débil con máximo de seis días secos consecutivos, cubriendo la zona oriental y gran parte de la zona costera (mapa 1).

Una segunda sequía débil se registra actualmente en el país, esta inició el 24 de julio, manteniéndose activa a la fecha en condiciones similares a la primera sequía, tanto en intensidad como en cobertura espacial (mapa 2). Los índices de humedad del suelo en las zonas de influencia de esta segunda sequía han alcanzado valores de seco a muy seco (mapa 3).

Durante la época lluviosa, cuando deja de llover entre 5 y 10 días seguidos, la sequía es de intensidad débil. Si el período seco es de 11 a 15 días consecutivos, la sequía se clasifica de intensidad moderada; y si el período seco es mayor de 15 días, entonces adquiere una intensidad de fuerte o severa.

Mapa 1. Sequía meteorológica débil en El Salvador, del 2 al 7 de julio de 2016. Primer período seco de la temporada de lluvia.

 

Mapa 2. Sequía meteorológica débil en El Salvador, del 24 al 28 de julio de 2016. Se encuentra activa, alcanzando los cinco días secos consecutivos.

 

Mapa 3. Índice de humedad del 21 al 29 de julio, mostrando déficit extremo o muy seco en la zona suroriental del país.

 

Perspectiva

El último evento cálido de El Niño, del fenómeno El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) en el océano Pacífico ecuatorial, al cual se asocia generalmente con sequías en el país, comenzó en el 2014 y terminó en mayo del presenta año. Debido a este fenómeno, las lluvias del primer trimestre mayo-julio aún presentan déficit importante. La perspectiva para el próximo cuatrimestre de agosto a noviembre es que el fenómeno de La Niña, contrario a El Niño, produzca lluvias de normales a arriba lo normal en El Salvador. Sin embargo, continúa esperándose alguna sequía, débil al menos, en la primera quincena de agosto próximo o en la primera quincena de septiembre.

Temperaturas superficiales del océano Atlántico norte, enfriándose relativamente, podrían inhibir la producción de lluvias debido a la posible presencia del evento La Niña.