IMG_1594

Pescadores del Malecón del Puerto de La Libertad suspendieron sus actividades ante la alerta amarilla por el incremento en el oleaje esperado en las próximas horas. Pese a las instrucciones de no ingresar al agua, algunos turistas de la playa El Majahual decidieron bañarse en el mar.

Pescadores del Puerto de La Libertad decidieron guardar sus lanchas desde esta mañana ante el incremento en la altura y velocidad del oleaje en las costas salvadoreñas, generado por tormentas extratropicales.

IMG_1630Según Alfredo Navarro, encargado de la grúa del malecón, el servicio de desembarco de lanchas fue suspendido y los únicos pescadores que se encontraban en alta mar eran los que habían salido ayer. “El cambio de marea hace incrementar un poco el oleaje, por eso se ha suspendido. Algunos pescadores malinterpretan la situación, otros lo toman a bien”, expresó.

La zona donde generalmente las lanchas comercializan sus productos fue cerrada como medida de precaución y para evitar el paso de turistas.

Donde la actividad comercial se mantiene, con cierta normalidad, es en los puestos de venta de mariscos, tanto en el malecón como en restaurantes adyacentes. “Está bueno que pongan estado de emergencia, pero por otra nos afectan a nosotros, porque nosotros de esto vivimos, de la pesca”, explicó Blanca Meléndez, vendedora de mariscos. Federico López, quien atiende en un restaurante, ve normal el incremento en la velocidad y altura de las olas. “Para nosotros esto es normal de todos los años, siempre ocurre. Ya estamos acostumbrados a este oleaje”, dijo.

Recalcó que en caso de una emergencia, están listos a cerrar los locales y evacuar de ser necesario.

Turistas en la playa El Majahual no acataron las recomendaciones

IMG_1637

“Nos hemos dado cuenta que había alerta (amarilla) pero queríamos desengañarnos venir acá para estar seguros”, comentó Fermín Estrada, salvadoreño radicado en la ciudad de Arkansas de los Estados Unidos.

Aunque en la zona varios ranchos brindan servicio de alojamiento y comida a los turistas otros en cambio han optado por cerrar sus locales. Incluso algunos han levantado pequeños muros de tierra para evitar que el agua llegue a sus negocios.

“Esto es de todos los años, el mar siempre se pone así. Hacemos esto (los muros de arena) para que no se nos mojen las cosas. Hasta ahorita nunca nos ha salido afectado ningún turista”, acotó Moisés Gálvez, propietario de un rancho.

Para este viernes 24 de junio se esperan olas de entre 1.9 y 2.7 metros de altura con velocidades de hasta 20 kilómetros por hora. En el litoral salvadoreño los valores típicos de la velocidad y altura del oleaje son 35 kilómetros por hora y 1.2 metros.IMG_1405 IMG_1670 IMG_1683 IMG_1666