Asamblea General del GLF en Nairobi respalda la adopción de la “Década de la restauración de ecosistemas de las Naciones Unidas”


Nairobi, 31 de agosto de 2018. Los delegados que asistieron a la conferencia Global Landscapes Forum (GLF) en la sede de la ONU en Nairobi respaldaron una propuesta realizada por El Salvador,  para buscar el apoyo de la Asamblea General de las Naciones Unidas para la Década de Restauración de Ecosistemas de la ONU 2021-2030.

La medida se produjo un día después de que Erik Solheim, jefe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), pidiera apoyo para la década, que pondría a la restauración del paisaje a la cabeza de las agendas nacionales, respaldando los esfuerzos a nivel nacional para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, incluido el ODS 15, Vida en la Tierra.

Una vez concluidas las discusiones plenarias, Solheim nombró embajador de buena voluntad al músico de raíces Afro nacido en Ghana y al activista humanitario Rocky Dawuni.

“Es un gran cantante y, además, tiene una gran pasión por el medio ambiente”, dijo Solheim. “Eres un gran cantante con un gran corazón para el medio ambiente, así que por favor excita a la gente a la acción medioambiental”.

En sus comentarios de aceptación, Dawuni dijo que quería liderar a la multitud de unos 800 miembros de la audiencia en la batalla por el medio ambiente.

“Es una responsabilidad moral para todos nosotros”, dijo. “Se supone que debemos vivir en armonía con la naturaleza, pero esta noche celebramos, esta noche desarrollamos un nuevo concepto, esta noche difundimos nuestras voces a lo largo y ancho para que todos sepan que podemos ser miembros de esta familia humana y también para el Tierra.”

Después del nombramiento de Dawuni, la Embajadora de Buena Voluntad del Medio Ambiente de Kenia Suzanna Owiyo interpretó un conjunto musical como una obertura de un concierto de Duwani, que sirvió como gran final.

La noche de celebraciones concluyó la conferencia GLF de dos días, que atrajo a alrededor de 800 delegados a la sede de la ONU para el Medio Ambiente y 24,000 personas en línea.

Soporte creciente

La iniciativa de la Década de Restauración de Ecosistemas de la ONU ahora cuenta con el apoyo de los ocho países miembros de la Comisión Centroamericana para el Desarrollo y el Ambiente (CCAD) bajo el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Durante un evento paralelo de la AFR100 (Iniciativa de Restauración del Paisaje Forestal Africano), un miembro de la delegación de Uganda dijo que el país apoyaría la década.

En la sesión plenaria de clausura, el Secretario Ejecutivo de la CCAD, Salvador Nieto, resumió las motivaciones detrás de la propuesta: “La restauración de los ecosistemas ocupa un lugar destacado en la agenda internacional; se ve reforzada por acuerdos legalmente obligatorios y voluntarios, y los países de Centroamérica han adquirido una valiosa experiencia en el desarrollo de planes nacionales para la restauración “.

“Creemos que una Década de Restauración de Ecosistemas de las Naciones Unidas permitirá a la comunidad internacional movilizar recursos para la restauración; monitorear el progreso internacionalmente; y promover el reconocimiento de la restauración como un medio para avanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU “, dijo Nieto.

Los partidarios dicen que la iniciativa no solo promoverá el ODS 15, sino que ayudará a alcanzar el ODS 2 (Hambre cero), ODS 6 (Agua limpia y saneamiento), ODS 12 (Consumo responsable y producción), ODS 13 (Acción climática) y ODS 14 ( Vida debajo del agua).

El Salvador está instando a la comunidad internacional a respaldar y llevar adelante su propuesta a la Asamblea General de la ONU en Nueva York en septiembre, por lo que Nieto pidió a los gobiernos africanos que se unan a la causa.

“Ayer hablé con ministros de países africanos y espero que su apoyo a la propuesta se refleje en la Asamblea General de la ONU”, dijo. La asamblea se abrirá el próximo 18 de septiembre en Nueva York.

El GLF convocó a ministros y otros funcionarios de alto rango de países como Etiopía, Ruanda y Zambia, además de Kenia.

“Hemos hablado sobre derechos, tenencia, género, finanzas y políticas, y también hemos escuchado las voces de los jóvenes y hemos llevado a cabo networking”, resumió Robert Nasi, director general del Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

Intervenciones dirigidas

Durante el evento, Nasi notó la importancia de hacer el mejor uso de los recursos disponibles al decidir “dónde, por qué y para quién restaurar”.

La restauración consiste en revertir el daño causado a los paisajes e, idealmente, devolverlos a un estado de pre-degradación. Y esto va más allá de los bosques: en África, por ejemplo, los pastizales constituyen alrededor del 40 por ciento de la tierra que necesita ser restaurada.

“Desafortunadamente, no siempre podemos restaurar el ecosistema inicial”, dijo Nasi. Como resultado, el éxito será diferente dependiendo del punto de partida y el propósito de la restauración, dijo. “Entender lo que queremos decir con restauración del paisaje es importante porque tenemos recursos limitados y debemos hacer un priorizar”.

Encontrando fondos

Un desafío principal es cómo atraer financiamiento para la restauración forestal para cerrar la brecha de financiación anual de $ 300 mil millones. Para Nasi, el caso comercial es convincente.

Cada año, $6,3 billones de valor del servicios ecosistémicos se pierden por la degradación del paisaje, mientras que la restauración de 350 millones de hectáreas para 2030 como parte de los compromisos acordados en el marco del Bonn Challenge generaría un beneficio neto de hasta $9 billones.

“Hay entre 7 y 30 billones en beneficios económicos por cada dólar invertido en restauración”, dijo Nasi, instando a un cambio de paradigma a adoptar esta práctica por el bien de las personas y del planeta. Combinar finanzas públicas y privadas y atraer capital privado son dos de las alternativas que propone.

En un foro de discusión sobre cadenas de valor, el director general del Centro Mundial de Agroforestería (ICRAF por sus siglas en inglés), Tony Simons, también abordó el tema de la financiación. “Los gobiernos poseen hasta el 80 por ciento de los bosques en África, y la presión para convertirlos a otros usos de la tierra siempre está ahí”, señaló.

“Nuestro trabajo es reducir el riesgo de inversión en la restauración del paisaje para atraer inversión del sector privado”, dijo Simons. Señaló que, por cada dólar de Asistencia Exterior para el Desarrollo (AOD) externa, hay $3 de remesas, $6 de Inversión Extranjera Directa (IED), $24 de gasto privado en el sector privado, $55 de gasto del gobierno nacional y $1,000 de capital privado.

Los panelistas en el plenario de finanzas destacaron la necesidad de generar proyectos financiables; iniciativas de riesgo en el sector del uso de la tierra, y combina financiamiento público y privado.

Ladé Araba, representante de la región de África de Convergence Finance hizo dos recomendaciones al desarrollador del proyecto: “piense cómo monetizar el valor económico de los paisajes y piense en modelos de ingresos que le permitirán lograr eso, como vender créditos de carbono o desarrollar el ecoturismo”. Averigüe cómo aprovechar estos activos para generar flujo de caja, y luego podrá atraer inversiones “.

Satya Tripathi, asesor principal de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU para el Medio Ambiente dijo: “La inversión en finanzas combinadas es una forma de financiar programas que mejoran los medios de vida y los paisajes”.

Políticas y género

Los participantes en el Global Landscape Forum también señalaron la necesidad de armonizar las políticas como parte de un enfoque de paisaje para la gestión de la tierra, y para hacer frente a las tensiones en torno al uso de la tierra y los recursos.

“¿Qué pasa si se restaura un bosque pero alguien más cosecha los beneficios?”, Preguntó Munhamo Chisvo, director ejecutivo y jefe de misión de FARNPAN. “Un gran problema de política es quién debe financiar el bien público y obtener el beneficio privado”.

Los panelistas señalaron las marcadas diferencias en la forma en que las mujeres y los hombres experimentan los paisajes y se ven afectados por la salud de los paisajes.

“Necesitamos involucrar a mujeres y hombres en los esfuerzos de restauración del paisaje, desde el diseño del proyecto hasta el monitoreo y la distribución de beneficios”, dijo la presidenta de REFACOF, Cécile Ndjebet. “También debemos entender que, en cualquier paisaje dado, tienen diferentes roles y expectativas, por lo que ambos deben estar representados”.

Nigel Sizer, director de programas de Rainforest Alliance, explicó que las parcelas agrícolas de hombres en África son más productivas que las de las mujeres debido al acceso diferencial a los insumos y un sesgo en los servicios de extensión.

Sizer también señaló que las mujeres enfrentan un riesgo mucho mayor de ser desplazadas porque no son terratenientes. “Tenemos que hacer mucho más para apoyar a las organizaciones de mujeres, para que puedan abogar mejor por sí mismas”, dijo.

Kenia es la patria de Wangari Maathai, la ganadora del Premio Nobel de la Paz que reunió a miles de compatriotas keniatas, especialmente mujeres, en torno a su Movimiento Green Belt. “Una forma de promover la paz es promover la gestión sostenible y la distribución equitativa de los recursos”, solía decir.

Nota original en bit.ly/2PV5kUH


31 agosto, 2018