La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, en su calidad de presidenta del Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES) y el asesor principal de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit(GIZ), Laszlo Pancel firmaron una carta de entendimiento para establecer mecanismos de cooperación y coordinación para la gestión y canalización de recursos técnicos y financieros destinados a la conservación y restauración de los ecosistemas en El Salvador.

La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, en su calidad de presidenta del Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES) y el asesor principal de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), Laszlo Pancel firmaron una carta de entendimiento para establecer mecanismos de cooperación y coordinación para la gestión y canalización de recursos técnicos y financieros destinados a la conservación y restauración de los ecosistemas en El Salvador.

La Carta de Entendimiento enfoca inicialmente sus actividades en la Zona Sur del Humedal RAMSAR Embalse de Cerrón Grande y el Área de Conservación El Imposible–Barra de Santiago.

La cooperación técnica establecida en el documento abarca una serie de procesos que incluyen metodologías de planificación, tales como el diseño de instrumentos para levantamiento de líneas base, los estándares abiertos para el manejo adaptativo de proyectos de conservación, así como esquemas de implementación, compuestos por definición de actividades en terreno, elaboración de fichas técnicas y desarrollo de sistemas de monitoreo, entre otros.

Planes de desarrollo local sostenible

Durante el evento, el director Ejecutivo de FIAES, Jorge Oviedo, destacó que la alianza con GIZ permitirá unir esfuerzos inicialmente para la implementación de un Plan de Desarrollo Local Sostenible del Área de Conservación El Imposible-Barra de Santiago y Humedal del Cerrón Grande, donde en los próximos cinco años FIAES invertirá cinco millones de dólares, beneficiando a 17 municipios en total.

Adicionalmente, se incorporarán otros fondos de cooperación, dado que la proyección de los planes se encuentra estimada para un periodo de 15 años.

La  prioridad del plan  será la restauración de manglares, por tratarse de ecosistemas importantes para la adaptación de las comunidades costeras al cambio climático y un medio donde se desarrollan diversas especies que sirven de alimento a las comunidades.

El área de conservación posee dos mil 603 hectáreas  de bosques de manglares, distribuidas en Metalío, en Sonsonate, y Barra de Santiago, Garita Palmera, Bola de Monta y Botoncillo, en el departamento de Ahuachapán.

Estos bosques salados están deteriorados debido al azolvamiento producto de la erosión, lo cual provoca la interrupción del flujo del agua. Otro factor que repercute en la salud de estos ecosistemas es la contaminación y la sobreexplotación de los recursos naturales. La meta será recuperar el 75% de estos bosques por medio de técnicas de restauración y planes de aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

En este territorio se encuentran las áreas protegidas Parque Nacional El Imposible y Santa Rita, donde se contribuirá al equipamiento de guardarrecursos y formación de brigadas de prevención de incendios, entre otras actividades.

Los planes territoriales responden a problemáticas y prioridades identificadas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y a compromisos internacionales que el país ha adquirido como la Iniciativa Bonn que tiene la meta de restaurar un millón de hectáreas en el territorio.

Al evento asistieron representantes de Guaymango, Jujutla, San Francisco Menéndez, San Pedro Puxtla, Gobernadores, Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, San Salvador, Cuscatlán, Cabañas y San Vicente.