Gabinete turístico lanza campaña para que playas salvadoreñas sean espacios libres de plástico


Un total de 20 estructuras metálicas con forma de pez serán colocadas en las cinco playas más visitadas en el país, para que los turistas depositen en ellos sus desechos plásticos. Esta iniciativa impulsada por el Gabinete Turístico tiene como  objetivo promover el turismo ecológico sostenible y reducir la contaminación de los océanos.

Las primeros cuatro “peces come plástico” fueron colocados esta mañana en la bocana de la playa El Majahual. El resto de contenedores serán instalados en zonas de mucha afluencia turística como: playa El Tunco, Costa del Sol, El  Zonte y El Cuco.

La actividad de inauguración fue precedida por el ministro de Medio Ambiente, Fernando López; la ministra de Turismo, Morena Valdez; la directora de formación en arte de Ministerio de Cultura, Sara Boulougne, el Director Ejecutivo del Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES), Jorge Oviedo y comerciantes y habitantes de la playa El Majahual, en La Libertad.

El ministro de Medio Ambiente, Fernando López explicó que la iniciativa de colocar estos depósitos fue retomada de experiencias exitosas implementadas en países como México, Colombia y Guatemala la cual tiene se convierte en una forma de representar un problema real que está afectando a todo el mundo. “La fauna marina está muriendo por la enorme cantidad de desechos plásticos que está ingiriendo. Debemos evitar la contaminación.”

Cada estructura metálica tiene una dimensión de 2 metros de largo por 1.5 de ancho y 1.5 de alto.  Su construcción estuvo a cargo de dos escultores salvadoreños: Edwin Soriano y Argenis Hernández La inversión total de las 20 estructuras asciende a $6,660.00 dólares que fueron aportados por FIAES.

Los contenedores tienen la capacidad de recibir en su interior dos metros cúbicos de plástico que luego las comunidades podrán vender.  Esta iniciativa se suma a las “riobardas” que el MARN está instalando en puntos críticos de los principales ríos del país, con el objetivo de detener la cantidad de plástico y generar una economía circulante a través de la venta del material.

Se estima que del total de desechos que se produce en todo el país al día, unas 380 toneladas no tienen disposición final y parte de estos desechos son arrastrados hacia quebradas y ríos, que luego terminan en el mar.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) calculaba en 2013, que a nivel mundial al menos 6.4 millones de toneladas de basura terminaban cada año en el mar, pero actualmente sitúa esta cifra en más de 8 millones de toneladas de plástico. La ONU advirtió que, si no se toman medidas, para 2050 habrá más plástico que peces en el mar.