Frentes fríos y caudales deficitarios para los próximos meses


La ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl y la Directora del Observatorio Ambiental, Celina Kattan, presentaron los resultados del Foro del Clima de América Central, realizado este mes en San Salvador, donde los meteorólogos informaron sobre las perspectivas climáticas para el periodo diciembre de 2016 a marzo de 2017.
Entre los principales resultados del foro destacan:
Las temperaturas superficiales en el Océano Pacífico mantendrán una tendencia de anomalías bajo lo normal (frías).
Existe una probabilidad del 55% que se desarrolle un evento de La Niña debido a que las temperaturas se mantendrán más bajas que lo normal en el Océano Pacífico.
Se espera que el fenómeno de La Niña tenga una influencia mínima.
La llegada de vientos nortes estarán dentro de los valores normales (entre 10 y 12) que podrían originar lluvias y vientos con impacto significativo.

Pronóstico para El Salvador:
El acumulado de lluvias esperadas entre diciembre 2016 y marzo 2017, estarían dentro de los rangos normales.
Se estima que al menos 10 eventos de vientos “Nortes” afectarán al país.
Se espera que la temperatura media en cada mes sea ligeramente inferior a lo normal, siendo febrero el que muestre la disminución más grande hasta de 0.3°C debajo del promedio.
Se debe considerar que con el déficit de lluvia del año 2016, en algunas zonas los pastos y áreas de matorrales estarán muy secos, por lo que durante los vientos nortes los incendios pueden propagarse con mayor facilidad.
Las mayores cantidades de lluvia se prevén en el noreste del país. Cantidades menores se esperan en la cadena volcánica del oriente y franja costera, excepto de la costa del departamento de La Libertad. En promedio nacional se espera de 33 mm, 13% arriba de la norma climatológica de 29 mm.

Perspectiva hidrológica
Se espera a partir del mes de noviembre un rápido descenso de caudales en los ríos y drásticas reducciones de caudal durante la época seca, pudiendo ser mayores que en el

año hidrológico anterior; de diciembre 2016 a abril 2017, los caudales base estén hasta un 60% por debajo de los caudales promedio históricos.
Zona oriental
Se esperan reducciones de caudal respecto al promedio histórico hasta de 60%, siendo los ríos más afectados, el río Torola y el río Goascorán.
En los ríos que drenan a la bahía de Jiquilisco y Golfo de Fonseca se esperan reducciones de 20%, mientras que en el Río Grande de San Miguel se mantendrán condiciones cercanas al promedio.
Zona central
Reducción en el caudal hasta 60% en los ríos Jiboa y Quezalapa.
Ríos que drenan hacia el Bajo Lempa y costa del departamento de La Libertad tendrán reducciones entre el 20 y 40%, con excepción del río Acelhuate que se mantendrá en el rango normal.
Zona occidental
Se esperan reducciones de caudal de los ríos hasta del 60% en la cuenca alta del río Lempa.
Los ríos que drenan hacia la zona costera en los departamentos de Ahuachapán, Sonsonate y parte de La Libertad presentarán reducciones entre el 20 y 40%.
2016 finaliza con déficit de lluvias

Por quinto año consecutivo, se registran lluvias irregulares en el territorio nacional.

En 2016, aunque no se presentaron sequías meteorológicas fuertes que generaran afectaciones en la agricultura como en los años anteriores, los acumulados de lluvia se encuentran muy por debajo de lo normal, ubicándose entre los tres años más deficitarios de los registros.

La temporada de ciclones en océano Pacífico dejó 20 tormentas: cuatro huracanes de categoría intensa. En el Atlántico se observaron 15 tormentas, de éstas tres fueron huracanes intensos. Sin embargo, la afectación en el territorio nacional fue muy mínima.

La irregularidad territorial y temporal de la precipitación de los últimos años, ha continuado afectando el escurrimiento superficial, la recarga de los acuíferos y el nivel en lagos, lagunas y embalses.

Según los registros de las estaciones de la red hidrométrica nacional, la reducción de caudales observados respecto al promedio histórico en los ríos ha sido importante y progresiva, registrándose reducciones en los caudales promedio mensuales mayores al 50%