Fortalecen capacidades del Laboratorio de Calidad de Agua del MARN


Con este fortalecimiento de capacidades, en el Laboratorio de Calidad de Agua se podrán analizar y procesar muestras de plantas, como por ejemplo jacinto acuático u otro tipo de briofitas, que son esas plantas acuáticas grandes que se ven en los embalses; además de biomonitores, como almejas, huevos de garza, peces u otros elementos dentro de un ecosistema.

En el taller “Pretratamiento y análisis de metales pesados en agua, sedimentos de cuerpos de agua, plantas y biomonitores”, organizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) con el apoyo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), participa personal técnico del MARN y de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

Los conocimientos han sido impartidos durante cinco días por la doctora en Química Analítica, Rosa Álvarez, de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos. “Esta semana nos hemos enfocado en los métodos analíticos para la determinación de metales pesados, también hemos dedicado tiempo para establecer la metodología y los procedimientos para control de calidad de los análisis que se realizan, validar las metodologías que se van a utilizar”, detalló la especialista.

La coordinadora del Laboratorio de Calidad de Aguas del MARN, Regina Cortez, explicó que durante el taller se están estudiando muestras procedentes del mayor cuerpo de agua dulce del país. “Estamos trabajando las muestras que han sido tomadas en el Embalse Cerrón Grande para evaluar las cargas contaminantes que recibe, como ejemplo Plomo, Níquel, Cromo, y de otros metales pesados y metaloides que pueden estar contaminando y que en determinado momento llegan a la población”, comentó Cortez.

El taller, que finaliza hoy, se da en el marco del proyecto “Determinación de la amenaza por contaminación en el ecosistema Embalse Cerrón Grande”, un estudio que permitirá, de acuerdo con la especialista en Calidad de Aguas Superficiales, del Observatorio Ambiental del MARN, Zulma Mena, “hacer una evaluación de todo el ecosistema, con la cual vamos a poder saber si los contaminantes están en el agua, en el sedimento, en los peces, en las plantas; dónde es que están concentradas las sustancias tóxicas y si estas están pasando a la población que vive en los alrededores del embalse”, explicó.

El MARN ya cuenta con un plan de gestión integral del humedal Cerrón Grande, por lo que servirá de base para que, con la toma de datos de las aguas, la evaluación de su calidad y cómo esa calidad puede afectar a las actividades que se desarrollan, esa información llegue en forma sistemática y de calidad a los tomadores de decisión.

“Contamos con el apoyo del OIEA, que está facilitando asistencia técnica y fortalecimiento para el laboratorio para poder evaluar sustancias tóxicas metales, metaloides, también compuestos orgánicos, organoclorados y organofosforados, dentro del ecosistema”, dice Mena, además de resaltar que se ha empezado por el ecosistema más grande y esto fácilmente podrá ser replicado en otros ecosistemas pequeños de agua dulce, como lago de Güija, lagunas de El Jocotal y Olomega, por citar algunos.

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


10 Marzo, 2017