Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) en El Salvador


En El Salvador el proceso de Evaluación Ambiental Estratégica, ha sido desarrollado hasta la fecha en los casos que se presentan a continuación:

  1. Desarrollo Sostenible de la Zona Norte (Fomilenio I).
  2. Biocombustibles.
  3. Política Energética de El Salvador (PEN)
  4. Sector de Minería Metálica de El Salvador
  5. Estrategia de Desarrollo de la Franja Costera Marina

EAE Desarrollo Sostenible de la Zona Norte (Fomilenio I)

Esta EAE fue requerida por la Secretaría Técnica de la Presidencia. El programa fue desarrollado con la firma del Convenio de Donación, suscrito entre el Gobierno de El Salvador (GOES) y la Corporación del Reto del Milenio (Millennium Challenge Corporation MCC), mediante el cual se asignó un monto aproximado de 461 millones de dólares a El Salvador y cuyo destino principal fue la generación de crecimiento económico y la reducción de la pobreza en la Zona Norte (ZN) del país.

Los fondos concedidos se destinaron para cubrir la inversión de tres componentes del Programa:

  1. Conectividad vial.
  2. Desarrollo productivo.
  3. Desarrollo humano.

El componente de conectividad recibió una asignación en inversión de $233.56 millones de dólares y fue destinado a la construcción de la Carretera Longitudinal del Norte (CLN) –la cual permite el transito a la poblaciones de la ZN con el resto del país y, en general, a El Salvador con los países vecinos (Guatemala y Honduras) –y una red de carreteras de conexión.

El componente de desarrollo productivo alcanzó los $87.4 millones de dólares, inversión destinada para impulsar las cadenas productivas con énfasis en valor agregado, entre éstas, la producción láctea, cárnica, frutícola y de vegetales, así como las artesanías y el turismo. Con este componente los productores obtuvieron acceso a programas de servicio tecnológico, servicio de apoyo financiero y al Fondo de Inversión.

El componente de desarrollo humano le fue asignado la suma de $95.07 millones para dos áreas de acción: la capacitación vocacional y técnica de la población y el mejoramiento de los servicios básicos en comunidades del área rural. Como temas transversales a los tres componentes se incluye el medio ambiente, equidad de género, participación ciudadana, ordenamiento y desarrollo territorial y transparencia.

Con la EAE, se emitieron recomendaciones que fueron clasificadas en tres áreas:

  1. Participación pública, grupos vulnerables y prevención y tratamiento de conflicto.
  2. Fortalecimiento institucional y organizacional de los municipios; en este tema se destaca la necesidad de Desarrollar Planes de Ordenamiento Territorial local, por municipio, o bien, por mancomunidad(es) de municipios.
  3. Fortalecimiento institucional y organizacional a nivel central, en el que se privilegia el Ordenamiento y Planificación Territorial, se determina la necesidad de Establecer a) la Política de Ordenamiento y Planificación Territorial; b) Estandarizar la metodología de ordenamiento territorial y c) Conformar el Comité Interinstitucional de Ordenamiento y Planificación Territorial. La Evaluación Ambiental Estratégica fue realizada entre los años 2007 al 2008.

EAE Biocombustibles

La EAE para Biocombustibles fue requerida por el Consejo Nacional de Energía (CNE) y realizada entre los años 2010 y 2011. Tiene como antecedente el tema energético, el cual se ha convertido en uno de los elementos clave para el desarrollo de nuestra sociedad, dado que el modelo de generación de energía con que se cuenta, define en muchos casos los procesos básicos de un país.

Esto hace relevante disponer de varias opciones de producción de energía, como medio de maniobra mayor y de relativa independencia, frente al mercado mundial de combustibles fósiles y sus precios elevados. Los biocombustibles responden a este incremento y diversificación de fuentes de energía, que promulga una acción clara de potenciar la utilización de capacidades agrícolas y que puede realizarse en zonas vulnerables socialmente del país.

Por esta razón, el Gobierno de la República, busca que el desarrollo de los biocombustibles sea un modelo exitoso, exigiendo que los resultados no sólo sean percibidos como beneficios en el tema energético, sino también en el tema ambiental, social y económico. De esta forma los biocombustibles deben generar más valor para nuestra sociedad, de los que simplemente puedan medirse en el campo energético ante la necesidad del país de contar con una política de promoción de generación de biocombustibles en El Salvador.

En este sentido, la EAE contribuyó a la toma de decisiones al interno del CNE sobre este tema y determinó los lineamientos siguientes:

  1. Ordenamiento y mejora de las prácticas agrícolas de cultivo de caña de azúcar (los límites para el cultivo de la caña de azúcar, condiciones para las nuevas plantaciones).
  2. Sustitución de la práctica de la quema, por otras menos nocivas.
  3. Tratamiento adecuado para la vinaza: adopción regulada de fertirriego u otra opción idónea y elaboración de normativa para disposición de vinaza.
  4. Uso de técnicas que regulen la emisión de contaminantes a la atmósfera durante procesos agroindustriales.
  5. Se determinó en el caso del Biodiesel, la necesidad de continuar la investigación.
Icon

EAE Biocombustibles 1.59 MB 86 downloads

...

EAE Política Energética de El Salvador (PEN)

Fue requerida por Consejo Nacional de Energía (CNE) y realizada en el año 2011. Consistió en la evaluación de una Política ya aprobada, el punto central de la política energética es la diversificación de la matriz energética, para reducir la dependencia de la generación térmica, con énfasis en los recursos renovables.

Además, proyecta realizar una variedad de acciones que buscan reducir el consumo de energía, mediante la aplicación de medidas de eficiencia energética y reducir o evitar el consumo de productos derivados del petróleo y otros combustibles que son fuertemente utilizados en las plantas termoeléctricas, sistemas de transporte, industrias y comercios diversos, y sistemas residenciales de energía.

La sustentabilidad del desarrollo energético plantea una serie de desafíos a futuro. Por ejemplo, se nota una coincidencia de opiniones en el hecho de que el futuro energético, debe considerar el derecho de las personas, comunidades y naciones de acceder a fuentes energéticas limpias y seguras, y debe asegurar la sustentabilidad ambiental de los recursos naturales, los ecosistemas y los territorios ocupados, ya sea en actividades productivas o para asentamientos humanos. Pero un reto que no se menciona, es la necesidad de reorientar el modelo de desarrollo, para que sea menos intensivo en el consumo de energía, con una mayor justicia social y ambiental. Efectuando aportes importantes al identificar aspectos necesarios a incorporarse en el sector.

Entre las recomendaciones que estableció la EAE tenemos:

  1. Mejorar la articulación con las políticas nacionales de: Ordenamiento y Desarrollo Territorial, Medio Ambiente, Transporte, Salud Pública (la política no hace mención de los impactos sobre la salud), Agrícola, Seguridad Alimentaria, Cambio climático, Producción más limpia y Protección al consumidor.
  2. Especificar metas más claras en la diversificación de la matriz.
  3. Focalizar más activamente la PEN en el tema del transporte urbano.
  4. Crear una entidad reguladora del subsector de hidrocarburos, que juegue un rol similar a La Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) en el subsector de electricidad.
  5. Incorporar las posibles fuentes de financiamiento para los lineamientos estratégicos recomendados.
  6. Definir más claramente la participación del Estado en el sector energético (a largo plazo, definir claramente las responsabilidades políticas e institucionales, los mecanismos de vigilancia, decidir cuál será la participación pública y privada en la generación, transmisión, distribución, etc.)
  7. Considerar el Cambio Climático.

EAE Sector de Minería Metálica de El Salvador

Fue requerida por el Ministerio de Economía (MINEC), ante el debate público y la inexistencia de una política sobre minería metálica en el país. La Evaluación Ambiental Estratégica fue realizada en el año 2011.

Lo que ha generado una enorme expectativa social y política en torno al tema, como consecuencia de los intereses de explotación, manifestados por algunas empresas mineras; además porque la minería metálica en El Salvador se encuentra, en la práctica, en un compás de espera, con sólo algunas licencias de exploración -todavía vigentes, pero cerca ya de su fecha de expiración- y ninguna mina en explotación.

No obstante esta situación de inactividad, y debido al interés de algunas empresas por reiniciar la extracción de metales, se ha suscitado en el país una importante polémica en torno a la conveniencia o no del desarrollo del sector y los posibles beneficios y perjuicios que de ello se derivarían.

La discusión social del tema parece estar muy condicionada por posicionamientos basados en la preocupación de que el desarrollo del sector, siga patrones similares a los observados en otros países, experiencias que se analizan con un ojo muy crítico especialmente desde organizaciones sociales. Estas consideran muy altos los riesgos ambientales y de fractura social que pudiera provocar el relanzamiento de la actividad y prevén, además, un escaso retorno al país de los beneficios generados por la explotación de sus recursos.

Por lo que la EAE es percibida, en este contexto, como un instrumento necesario para aportar, desde una perspectiva ambiental y social, objetividad, elementos de juicio estratégico, en el debate en torno al cual debiera ser el nuevo marco de regulación de la actividad minero metálica en El Salvador.

La EAE explora de este modo, las condiciones ambientales de sostenibilidad para un posible desarrollo del sector minero metálico. También ayuda a definir una serie de recomendaciones, que tendrían que tomarse en cuenta en caso de desarrollarse el sector, para asegurar su viabilidad dentro del marco que establecen las políticas, reglamentaciones y compromisos ambientales del país.

Este instrumento determinó:

  1. Recomendaciones de carácter general para cualquier alternativa de política.
  2. La necesidad de revisión y modificación de la actual legislación minero metálica.
  3. Mejorar la información y el conocimiento sobre la geología, los recursos mineros del país, medio ambiente y en lo referido a los factores que pueden ser afectados por la actividad.
  4. Planificación del sector.
  5. Definición de áreas de ordenamiento y gestión —zonas mineras—, a las que deberán sujetarse en su caso los planes de exploración y explotación y otras medidas de planificación. Planes de ordenación y gestión del recurso y prioridades de inversión en mejora del conocimiento.
  6. Gestión del conflicto social existente.

Así mismo sirvió de base para establecer La Ley Especial para la suspensión de los procedimientos administrativos relacionado a los proyectos de exploración y explotación de minería metálica.

EAE para la Estrategia de Desarrollo de la Franja Costera Marina

Fue requerida por la Secretaría Técnica de la Presidencia, e iniciada desde junio de 2011 con la realización del diagnóstico, en el que se reconocieron las potencialidades y riquezas de la franja costera, con énfasis en los principales activos económicos y su alto valor ambiental. Actualmente se encuentra en ejecución.

El análisis permitió construir la Estrategia de Desarrollo Integral y Sostenible de la Franja Costero Marina 2012-2014. Esta se sustenta sobre seis objetivos:

  1. Dinamizar y mejorar la producción y productividad de los territorios en función de sus potencialidades.
  2. Mejorar las condiciones de vida de la población y sus oportunidades de inserción laboral y productiva.
  3. Disminuir las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres.
  4. Lograr la sostenibilidad de los ecosistemas marinos y de los medios de vida locales.
  5. Desarrollar las potencialidades logísticas y su integración con los principales flujos y sistemas nacionales e internacionales de intercambio económico.
  6. Propiciar la gobernabilidad local a través del fortalecimiento de capacidades del gobierno del territorio y la participación ciudadana efectiva.

Además, comprende cuatro ejes estratégicos: a) la inversión productiva, b) el mejoramiento de la calidad de vida de la población con equidad e igualdad, c) el desarrollo efectivo de los grandes sistemas de infraestructura y logísticos y d) el desarrollo y articulación de los núcleos urbanos costeros.

La Franja Costera Marina en su parte terrestre incluye 75 municipios con una superficie de 7,186 km2, al sur del parte aguas de las cordilleras a lo largo del país.

En la Estrategia se priorizan cinco territorios dentro de la costa:

  1. Acajutla- Barra de Santiago.
  2. Zona de La Libertad.
  3. Comalapa-San Luis Talpa.
  4. Bahía de Jiquilisco-Puerto El Triunfo.
  5. La Unión-Golfo de Fonseca.

Las recomendaciones de la EAE, precisamente brindan orientaciones e identifican acciones e inversiones, que se consideran esenciales para lograr la sostenibilidad económica, ambiental y social de la Estrategia para el Desarrollo de la Franja Costero Marina.

Esas recomendaciones se han organizado alrededor de los siguientes diez temas:

  1. Reducción de riesgos.
  2. Saneamiento ambiental.
  3. Gestión integrada del recurso hídrico.
  4. Ordenamiento del cultivo de caña de azúcar.
  5. Agroforestería y desarrollo agropecuario sostenible.
  6. Pesca sostenible y restauración de manglares y humedales.
  7. Turismo sostenible de base amplia.
  8. Ordenamiento ambiental del territorio.
  9. Fortalecimiento institucional.
  10. Financiamiento.
Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


24 Octubre, 2013