Día Meteorológico Mundial: Más cálido, más seco, más húmedo. Afrontemos el futuro

Ginebra, 21 de marzo de 2016 (OMM) – El año 2015 hizo historia con registros de temperaturas máximas sin precedentes, olas de calor intensas, un total extraordinario de precipitaciones, sequías devastadoras y una actividad excepcional de los ciclones tropicales, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Esa tendencia a batir récords ha continuado en 2016.

En la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2015 se brindó información pormenorizada sobre las temperaturas máximas sin precedentes de la superficie terrestre y de la superficie del mar, un calentamiento de los océanos y un aumento del nivel del mar ininterrumpidos, una reducción de la extensión de los hielos marinos, y fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo.

La publicación de la Declaración coincide con el Día Meteorológico Mundial, el 23 de marzo, cuyo tema es “Más cálido, más seco, más húmedo. Afrontemos el futuro”.

“El futuro ya está aquí”, afirmó Petteri Taalas, Secretario General de la OMM.

“El ritmo alarmante de cambio climático que estamos observando como resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero no tiene precedentes en los registros modernos”, advirtió el señor Taalas.

En 2015 la temperatura media global en superficie batió todos los récords anteriores por un margen amplio, con valores de aproximadamente 0,76 °C por encima de la media del período comprendido entre 1961 y 1990, debido a un intenso episodio de El Niño y al calentamiento global provocado por las actividades humanas. Dado que el 93% del exceso de calor queda atrapado en los océanos, el contenido calorífico de los océanos hasta una profundidad de
2 000 metros también alcanzó un nuevo nivel máximo.

En enero y febrero de 2016 se establecieron aún más récords de temperaturas máximas mensuales, y el calor fue particularmente intenso en latitudes muy septentrionales. La extensión de los hielos marinos en el Ártico alcanzó su nivel más reducido registrado por satélite en ambos meses, de acuerdo con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América. Las concentraciones de gases de efecto invernadero cruzaron el simbólico e importante umbral de 400 partes por millón.

“Las temperaturas sorprendentemente elevadas que se han registrado hasta ahora en 2016 han causado conmoción en la comunidad científica del clima”, observó David Carlson, Director del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas, copatrocinado por la OMM.

“Nuestro planeta está transmitiendo un mensaje elocuente a los dirigentes de todo el mundo para que firmen y apliquen el Acuerdo de París sobre cambio climático y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero ahora, antes de que alcancemos un punto irreversible”, sostuvo el señor Taalas.

“En la actualidad la temperatura de la Tierra es 1 °C más alta que a comienzos del siglo XX. Estamos a mitad de camino del umbral crítico de 2 °C. Es posible que los planes nacionales sobre el cambio climático que se han instrumentado hasta ahora no sean suficientes para evitar un aumento de la temperatura de 3 °C; sin embargo, podemos evitar los casos menos favorables mediante la adopción de medidas urgentes y de amplio alcance destinadas a reducir las emisiones de dióxido de carbono”, dijo el señor Taalas.

Además de las medidas de mitigación, resulta fundamental fortalecer las medidas de adaptación al cambio climático a través de inversiones en sistemas de alertas tempranas de desastres y servicios climáticos, como las herramientas de gestión de las sequías, las crecidas y los avisos de olas de calor y de riesgos para la salud, señaló el señor Taalas.

Conclusiones principales de la Declaración sobre el estado del clima mundial en 2015

Temperaturas de la superficie del mar y calor oceánico

En grandes zonas de los océanos se registró un calentamiento considerable. En particular, la zona central y oriental del Pacífico tropical alcanzó temperaturas muy superiores a la media debido al fenómeno de El Niño. El contenido calorífico de los océanos a nivel mundial fue el más alto jamás registrado, tanto hasta los 700 metros como hasta los 2 000 metros de profundidad. El incremento del contenido calorífico de los océanos representa aproximadamente el 40% del aumento observado del nivel del mar a escala mundial en los últimos 60 años, y se prevé que contribuirá de forma similar al aumento futuro del nivel del mar. De acuerdo con las mediciones realizadas mediante satélites y mareógrafos tradicionales, el nivel del mar fue el más elevado de que se tengan registros.

Hielos marinos del Ártico

La extensión máxima diaria de los hielos marinos del Ártico del 25 de febrero de 2015 fue la menor de que se tengan datos (se batió este récord en 2016), y la extensión mínima de hielo marino del Ártico observada el 11 de septiembre fue la cuarta más reducida.

Temperaturas elevadas

En muchos países hubo olas de calor intensas. Las más devastadoras en cuanto a efectos sobre la población se refiere se registraron en India y Pakistán. El continente asiático tuvo el año más cálido del que se tenga constancia, al igual que América del Sur.

Las zonas occidental y central de Europa padecieron olas de calor excepcionalmente prolongadas, y la temperatura superó o alcanzó los 40 °C en varias regiones. Se superaron varios récords de temperatura: 40,3 °C (Alemania), 42,6 °C (España) y 36,7 °C (Reino Unido).

El noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá se vieron afectados por una temporada de incendios forestales sin precedentes, durante la cual más de 2 millones de hectáreas quedaron devastadas en el verano solo en Alaska.

Lluvias intensas

En 2015 la precipitación a escala mundial se acercó a la media a largo plazo. No obstante, dentro de esta cifra general, hubo muchos casos de precipitaciones extremas en los cuales los totales de 24 horas superaron la media mensual habitual.

Por ejemplo, en África, Malawi se vio afectada en enero por la peor inundación de su historia. Durante una activa estación de monzones en el oeste de África, se registraron valores estacionales totales de lluvia fuera de lo normal. En la costa occidental de Libia cayeron más de 90 mm de lluvia en 24 horas en septiembre, en comparación con la media mensual de 8 mm. En Marrakech (Marruecos), cayeron 35,9 mm de lluvia en una hora en agosto, un nivel más de 13 veces superior a la precipitación media mensual.

Debido al intenso episodio de El Niño, el año 2015 fue lluvioso en muchas zonas subtropicales de América del Sur (entre ellas, Perú, el norte de Chile, Bolivia, Paraguay, el sur de Brasil y el norte de Argentina) y en algunas zonas del sur de Estados Unidos y el norte de México.

Sequías

Graves sequías afectaron el sur de África. La temporada 2014/2015 fue la más seca desde 1932/1933 y perjudicó enormemente a la producción agrícola y la seguridad alimentaria. Las sequías provocadas por el episodio de El Niño agravaron los incendios forestales en Indonesia, los cuales afectaron la calidad del aire tanto en este país como en países vecinos.

La región septentrional de América del Sur sufrió una sequía grave que abarcó el noreste de Brasil, Colombia y Venezuela, y perjudicó a los sectores agrícola, hídrico y energético. Algunos sectores del Caribe y América Central también se vieron gravemente afectados.

Ciclones tropicales

En términos globales, el número de tormentas tropicales, ciclones y tifones se acercó a la media, pero se registraron algunos fenómenos poco comunes. El 13 de marzo de 2015, el ciclón tropical Pam tocó tierra en Vanuatu como un ciclón de categoría 5 y causó una devastación generalizada. El huracán Patricia azotó México el 20 de octubre y se convirtió en el huracán más potente del que se tienen datos en la cuenca del Atlántico y en la cuenca oriental del Pacífico Norte, con velocidades máximas de viento sostenido de 346 km por hora. Un ciclón tropical sumamente atípico, Chapala, tocó tierra en Yemen a comienzos de noviembre y provocó inundaciones considerables. Inmediatamente después, la misma zona se vio afectada por el ciclón Megh.

Día Meteorológico Mundial

El Día Meteorológico Mundial conmemora la entrada en vigor, el 23 de marzo de 1950, del Convenio por el cual se creó la Organización Meteorológica Mundial. Esta conmemoración muestra la contribución fundamental que aportan los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales a la seguridad y al bienestar de la sociedad.

El tema “Más cálido, más seco, más húmedo. Afrontemos el futuro” destaca las dificultades que plantea el cambio climático y presenta la senda hacia sociedades que puedan adaptarse al clima.

El aumento de los días calurosos, las noches cálidas y las olas de calor afectará la salud pública. Estos riesgos pueden reducirse a través de los sistemas de alertas tempranas de olas de calor y de riesgos para la salud que suministran avisos oportunos a las instancias decisorias, a los servicios de salud y al público en general.

Las sequías deben controlarse de forma más preventiva mediante una gestión integrada de las sequías, en la que se adopten directrices relativas a políticas y estrategias eficaces de gestión de las tierras y se difundan las mejores prácticas para hacer frente a las sequías.

En el caso de precipitaciones intensas e inundaciones, las predicciones que tienen en cuenta los impactos permiten que los administradores de situaciones de emergencia puedan prepararse con antelación. La gestión integrada de crecidas es un método holístico a largo plazo destinado a reducir al mínimo los riesgos de inundación.

La consolidación de comunidades que puedan adaptarse al tiempo y al clima constituye un aspecto fundamental de la estrategia global para lograr un desarrollo sostenible. La comunidad de la OMM continuará brindando su apoyo a los países a través del suministro de los mejores conocimientos científicos y servicios operativos en materia de tiempo, clima, hidrología, océanos y medio ambiente, de modo que alcancen un desarrollo sostenible y hagan frente al cambio climático.

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

www.wmo.int

Para más información, diríjase a: Clare Nullis, agregada de prensa. Correo electrónico: cnullis@wmo.int. Teléfono: +4122 730 8478. Teléfono móvil: +41 79 709 1397

Nota para los editores:

Puede consultarse la información sobre el Día Meteorológico Mundial aquí. Los medios de comunicación podrán participar en la ceremonia del Día Meteorológico Mundial. Puede consultarse información detallada sobre el programa aquí.