fb-22-de-mayo,-diversidad-biologica
Este 22 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Diversidad Biológica y para este año el tema trata sobre la incorporación de la diversidad biológica, apoyar a la gente y a sus medios de subsistencia.
La diversidad biológica es la base de la vida y de los servicios esenciales que brindan los ecosistemas. Por lo tanto, es el fundamento de los medios de vida y el desarrollo sostenible de la población en todas las esferas de actividad, incluidos los sectores económicos como la agricultura, la silvicultura, la pesca y el turismo, entre otros.
Al detener la pérdida de la diversidad biológica se está invirtiendo en la gente, sus vidas y su bienestar. De acuerdo con la Estrategia Nacional de Biodiversidad, las principales amenazas a la biodiversidad del país son la degradación ambiental y los factores que la generan, junto con el cambio climático.
Además, considera que al revertir la degradación ambiental no solo se mejoran las condiciones para conservar nuestra riqueza biológica, sino que también se reduce la enorme vulnerabilidad del país frente al cambio climático.
La Estrategia Nacional de Biodiversidad se articula alrededor de tres ejes fundamentales: integración estratégica de la biodiversidad en la economía; restauración y conservación inclusiva de ecosistemas críticos, y biodiversidad para la gente.
Por ello, se busca generar conciencia en diferentes actores para que reconozcan el papel vital que juega la biodiversidad para el bienestar social y la sostenibilidad de las actividades económicas.
La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica, mediante la resolución 55/201, con el propósito de informar y concienciar a la población y a los Estados sobre las cuestiones relativas a la biodiversidad.
La fecha se eligió para que coincidiera con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica en 1992. Con esta conmemoración, Naciones Unidas busca difundir el significado y el valor de la diversidad biológica (especies y ecosistemas) en la vida humana y, al mismo tiempo, destacar la responsabilidad que tenemos todas las personas para salvaguardar los ecosistemas (flora, fauna, recursos naturales, etc.) y tratarlos en forma sostenible a fin de asegurar un entorno saludable para las siguientes generaciones.