Búho atacado con piedras no podrá volver a su hábitat natural


Un búho adulto perdió la parte superior de su pico debido a las lesiones ocasionadas por las piedras que le lanzó un humano. El ave tendrá que vivir en cautiverio debido a que no puede alimentarse por sí solo.

Esta especie de la vida silvestre fue encontrada herida en agosto del año pasado en una zona de Berlín, en Usulután, con graves golpes en el pico y en uno de sus ojos,. El diagnóstico apuntaba a eutanasia humanitaria, pero los veterinarios del centro de resguardo en Berlín no se rindieron y logró sobrevivir.

El búho ahora está en el Centro Cuarentenario La Cañada del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), donde personal a diario se encarga de alimentarlo y darle de beber agua.

Elba Martínez, técnica de Vida Silvestre del MARN, explicó el proceso que implica su cuidado. “Llegó con el pico en un hilo, se le tuvo que remover la parte superior y ahora tiene que ser alimentado asistidamente. Puede apresar, pero no puede desgarrar la presa, por lo que no puede alimentarse por sí mismo”.

Esta amputación, producto de un maltrato sin sentido y reflejo de violencia hacia los animales, dejará a esta ave confinada al cautiverio. Si se libera no sobrevivirá.

Estas especies de aves permanecen siempre en las partes altas de los árboles y se camuflan entre las hojas y la corteza, gracias a su plumaje. Presentan una coloración gris oscuro, combinado con marrón oscuro. Tienen áreas de blanco dispersas por todo el cuerpo y a lo largo de la parte frontal.

Este búho cornudo en realidad no tiene cuernos, sino que sus orejas son lo suficientemente grandes como para dar esa impresión. Las aves rapaces incluyen búhos, lechuzas, gavilanes y halcones, contienen especies diurnas y nocturnas, cuya característica principal es ser depredadores de otros animales. Estas aves contribuyen al control de especies y en el mantenimiento del equilibrio ambiental en los ecosistemas.

En el país se conoce la presencia de 53 especies, 13 de ellas son nocturnas (búhos, tecolotes, lechuzas), mientras que 40 son diurnas (halcones, gavilanes, milanos). Habitan todos los ecosistemas del país. 17 especies son migratorias o transeúntes, mientras que las restantes 36 son residentes. El búho cornudo es una de ellas.

El MARN hace un llamado a la población para que se respete a los animales de la vida silvestre. La Ley de Conservación de la Vida Silvestre protege a todas las especies silvestres, sean exóticas o nativas. Además prohíbe matar, destruir, comercializar, importar, exportar y poseer especies de la vida silvestre en peligro  o amenazadas de extinción, extraídas de su hábitat original, sin el permiso correspondiente. Estos actos son considerados como infracciones graves y son sancionadas con multas.

Compartir en...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


16 febrero, 2017