Ballena luchó por sacar a cría para que respirara mientras estaba enredada en red de pesca | MARN

Ballena luchó por sacar a cría para que respirara mientras estaba enredada en red de pesca


Wilfredo Castro y William Morán, guardarrecursos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), y el pescador Fidel Alfaro fueron las tres primeras personas que llegaron a desenredar a las dos ballenas que quedaron atrapadas ayer en un trasmallo en la zona de Los Cóbanos.

Cerca de las 10 de la mañana los guardas recibieron una llamada de un pescador que había visto a las ballenas enredadas en una red de pesca a unas cuatro millas náuticas de distancia. De inmediato, los guardarrecursos se contactaron con el Ministerio y la PNC para pedir ayuda.

Mientras los refuerzos llegaban, los dos guardas y el pescador abordaron una lancha y fueron en su búsqueda. Al encontrar a las ballenas, los guardas se acercaron y notaron que la más pequeña estaba enredada y unida a la aleta pectoral de la madre lo que dificultaba que saliera a flote y mantenerla con vida.

“Vimos que la más grande se giraba sobre el agua y sacaba con su aleta a la más pequeña para que pudiera respirar”, comentó Wilfredo.

La embarcación con los tres tripulantes se acercó a los cetáceos, que por cierto los superaban en tamaño, y con cuchillos en mano lograron cortar y retirar buena parte de la red. En condiciones normales no es recomendable acercarse a este tipo de animales debido a que podrían volcar las embarcaciones, sin embargo, las dos ballenas estaban muy cansadas y eso facilitó el trabajo.

Los guardas y el pescador cortaron parte de la red, lo que dio movilidad y facilidad de nado a las ballenas, pero no pudieron retirar todo trasmallo, por lo que los animales continuaron nadando aún enredadas entre sí.

La lancha les dio seguimiento para no perderlas de vista mientras se incorporaban los refuerzos. La ministra Lina Pohl, quien se trasladó de inmediato a Los Cóbanos, se comunicó con la Fuerza Naval para pedir apoyo. Tres lanchas especiales y un avión de la Fuerza Naval partieron mar a fuera.

Pese a que aún estaban enredadas, las ballenas nadaron a unas 15 millas náuticas. Las embarcaciones navegaron junto a ellas buscando la manera de acercarse para seguir retirando la red. La más pequeña se liberó sola, pero la madre tenía casi la mitad del cuerpo enmarañado.

Desde la proa elementos de la Fuerza Naval, de la POLITUR y guardarrecursos del MARN cortaron la mayor parte de la red que cubría la aleta dorsal.

En altamar, la ministra Pohl y el resto de equipo de biólogos, la médico veterinaria y una guardarrecursos más se sumaron a la embarcación que era dirigida por el comandante y capitán del Puerto de Acajutla, Rafael Antonio Jerez.

El retiro de la red en la ballena más grande le dio mayor movilidad y velocidad de nado, lo que dificultó seguirla y acercarse más a ella. Parte de la red aún estaba enredada en la cola, pero esto no le impidió nadar.

La ministra Pohl destacó y agradeció el trabajo extraordinario de los guardarrecursos del MARN, de los pescadores de la zona, al equipo de la Fuerza Naval y a los buzos de la POLITUR que participaron en el operativo.

A las 6:15 de la noche, luego de casi seis horas de navegar en mar picado y el golpeante vaivén que provocó náuseas en los que no están acostumbrados, se dio la orden de regresar a tierra.

La oscuridad no dejó trabajar más. Pasadas las 8:00 de la noche la tripulación tocó tierra con olor a sal, los cabellos despeinados pero con la satisfacción de haber cumplido con su deber.

Compartir en...Share on Facebook782Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0


9 marzo, 2018