Alemania reconoce el Plan Nacional de Restauración de Ecosistemas y Paisajes de El Salvador

Para tener una idea clara de lo que se está promoviendo en materia de restauración de ecosistemas y paisajes en El Salvador, un ejemplo claro es lo trabajo que se está desarrollando en la zona sur del departamento de  Ahuachapán, donde la cooperación alemana ha sido fundamental.

 Alemania reconoce el Plan Nacional de Restauración de Ecosistemas  y Paisajes de El Salvador

El Salvador, 31 de agosto de 2015Para tener una idea clara de lo que se está promoviendo en materia de restauración de ecosistemas y paisajes en El Salvador, un ejemplo claro es el trabajo que se está desarrollando en la zona sur del departamento de  Ahuachapán, donde la cooperación alemana ha sido fundamental. 

Un día después de la reunión del Desafío Bonn Latinoamérica 2015, conocido como Bonn Challenge,-una iniciativa que busca la restauración de 150 millones de hectáreas degradadas a nivel mundial, la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl y el Secretario de Estado del Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania, Jochen Flasbarth realizaron un recorrido por Ahuachapán para conocer el Programa Nacional de Restauración de Ecosistemas y Paisajes. 

El recorrido partió desde la planicie costera de la Barra de Santiago y siguió hacia la parte boscosa en la zona media del departamento. Al viaje de campo también fue el Dr. Horst Freiberg, un alto funcionario del Gobierno Alemán quien es uno de los principales impulsores de la Iniciativa Bonn y que conoce de cerca los avances o métodos que los países están realizando en el tema de la restauración  de territorios degradados. 

Un  autobús transportó a la misión alemana, a los miembros de la Cooperación Alemana GIZ en El Salvador, a la ministra  Pohl y a personal  técnico del MARN hasta el malecón de la Barra de Santiago. En el lugar, tres lanchas esperaban a la comitiva para trasladarlos hacia el manglar, un área que el año pasado se convirtió en el Séptimo Sitio Ramsar del país. 

El motor de la lancha rompió el silencio. José Ovidio Ramírez, un pescador de la zona llevó a la delegación por los estrechos canales que se abren entre los enormes arboles de mangle. 

A simple vista difícilmente se podrían identificar los problemas que hay en la zona, sin embargo,  ese humedal ha sido golpeado y presionado por diversas actividades humanas y fenómenos naturales. 

Las torrenciales lluvias que cayeron en años anteriores  en la parte alta y media del departamento, encontraron suelos degradados por  malas prácticas en los cultivos, que en consecuencia  arrastraron sedimento hacia la parte baja,  provocando  el azolvamiento de los canales y el daño a la hidrología y salud  bosque salado,  pero también limitaron la navegación, la pesca y el turismo. 

Las lanchas llegaron hasta  el corazón del bosque salado donde se edificó una tarima de
madera que luego se extende por 155 metros de camino  en medio del manglar. El angosto camino construido con el apoyo de la cooperación alemana, parece suspendido en el aire. Un sendero que  tiene como finalidad ayudar a la investigación científica, y principalmente a la educación y concienciación sobre la importancia de estos ecosistemas.

La comitiva regresó a tierra firme y luego visitaron el corral de incubación de huevos de tortugas marinas, iniciativa comunitaria que es mundialmente exitosa. Los alemanes liberaron el primer nacimiento de tortugas marinas.  321 neonatos partieron hacia el mar. 

El recorrido estaba cronometrado. La delegación se dirigió hacia la parte media de Ahuachapán, atravesando los municipios de Guaimango y Jujutla. La siguiente parada fue en la finca Las Canoas, donde  Flasbarth, Freiberg  y el resto de acompañantes conocieron el método de conservación del bosque cafetalero, agroecosistemas con abundante y diversa sombra de árboles maderables y frutales.

La ministra Pohl explicó que uno de los objetivos del Programa de Restauración de Ecosistemas y Paisajes, es conservar e incrementar los sistemas agroforestales como el café y el cacao, acompañado con nuevas formas de producción agrícolas para hacer una agricultura más resiliente al cambio climático.

Esas nuevas formas de cultivar implican el fomento de la no quema y la utilización del rastrojo como abono, la siembra de árboles en medio de los cultivos y la disminución del uso de agroquímicos,  que en sumatoria, han reducido la pérdida de nutrientes de la tierra, conservación de la biodiversidad del suelo y la erosión del suelo que va a parar a la zona de manglares de la Barra de Santiago.

La comitiva de unas 20 personas se adentró en el bosque. Cuesta arriba, luego de una caminata improvisada, lo especialistas del MARN explicaron al secretario de Estado de Alemania las acciones de restauración que el Gobierno pretender replicar en otras áreas del país. 

Posterior al recorrido, la delegación llegó a lo alto de la montaña donde Flasbarth,  Freiberg y el resto de la delegación pudieron observar a fotografía completa: Un paisaje boscoso verde que se extendía entre montañas y luego terminaba en la difusa franja color celeste del mar.

Pohl explicó que éste es el Programa de Restauración de Ecosistemas y Paisajes que el Ministerio quiere impulsar en otras partes del país que tiene como base un enfoque inclusivo, trabajando con las comunidades y gobiernos locales.

 Con el panorama más claro, Flasbarth opinó que: “hasta ayer era pura teoría para mí, pero el día de ahora tuve la oportunidad de conocer un lugar muy importante. Vi los problemas debido a la erosión de la sierra y me pregunté ¿de dónde viene la tierra? y claramente entendí que era por lo que está sucediendo arriba de la montaña.”

El secretario de Estado Aleman dijo que para hacer sostenible un ecosistema hay que tener una recuperación de bosques, pero no solamente bosque, sino transformar la agricultura y ganadería a través de sistemas agroforestales. Flasbarth continuó con un rápido recuento de lo que vio durante su recorrido: “Con la restauración de los bosques podemos resolver varios problemas en el área de los manglares, problemas en los ecosistemas de la montaña arriba y podemos  establecer mejores posibilidades económicas para las personas. Ese es exactamente el desafío de Bonn”, destacó. 

“La  restauración del paisaje forestal no solo trata de crear áreas de conservación sin actividades económicas, al contrario se trata de una sistema estable  que provea  ecoservicios y también generen ingresos”, añadió.

El representante del Gobierno alemán se fue con un buen sabor del país. Dijo que tanto el personal del Ministerio de Ambiente Alemán como de la Cooperación Alemana GIZ  en El Salvador, “se sienten absolutamente positivos con el proyecto que se está desarrollando en el país”. 

Y a manera de opinión general sobre la reunión de Bonn, Alemania se comprometió a aumentar el apoyo a la región Centroamericana y en específico a El Salvador, a través de apoyo financiero, capacitación técnica e intercambio de experiencias. 

Flasbarth reconoció el liderazgo que la ministra salvadoreña  tiene, no solo en políticas ambientales en la región, sino por el grado de compromiso con los procesos locales de restauración en el país.

    Leave a Comment