África y Centroamérica compartirán experiencias en restauración de paisajes forestales


Científicos y expertos de la Unión Mundial de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO) visitan El Salvador para participar en un taller que busca fortalecer capacidades y facilitar un espacio para el intercambio de experiencias sobre diseño y planificación, implementación de acciones y monitoreo de programas y proyectos de Restauración de Paisajes Forestales (RPF).

Este evento forma parte de un conjunto de talleres previos al evento mundial a realizarse durante la Convenio sobre la Diversidad Biológica (COP13), de que se llevará a cabo en Cancún,  México, en diciembre de 2016.

La actividad fue inaugurada esta mañana por la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, quien explicó que lo que se busca es pasar de la política a la práctica. “Tenemos planes y estrategias, pero queremos hacerlo visible para la gente y las comunidades”, aseguró, por lo que se ha movilizado el apoyo político al más alto nivel. “Además de impulsar el desafío Bonn, ahora tenemos el Gabinete de Sustentabilidad Ambiental, que construye una institucionalidad para implementar el Plan Nacional de Restauración y Reforestación”, detalló.
img_8956

Roberto Martínez, secretario de Comité de Gestión de la Reserva de Biosfera Apaneca-Ilamatepec, considera importante el intercambio de experiencias que permite este tipo de talleres. “La zona que nosotros representamos está constituida por 18 municipios y es muy importantes para la región porque de ahí depende mucho la disponibilidad de recurso hídrico del territorio y es un banco de biodiversidad”, resaltó.

Para Martínez, lo primordial es restaurar lo que está degradado y proteger lo que aún se tiene. “La reserva de biosfera está conformada en un 70% por parque cafetalero, que debido a la roya ha sufrido mucha degradación y es necesario buscar alternativas para recuperarlo; el resto lo comprenden áreas naturales protegidas que necesitan atención y protección, aunque no esté completamente degradadas. A través de este taller vamos a contar con herramientas muy importantes que nos permitan socializarlas y hacer una sinergia con todos los actores locales, con el MARN, el Comité, las ONG, municipalidades y los grupos presentes en el territorio, como las cooperativas y todas las fuerzas productivas que dependemos de esos recursos para mantener la sustentabilidad de los ecosistemas y de los medios de vida de las comunidades”, enfatizó.img_9159

Desde la experiencia de otros continentes, se conocerá cómo fortalecer la sostenibilidad de otros usos de la tierra. El especialista Bastiaan Louman explicará sobre este proceso, donde es importante conocer el potencial del territorio para diferentes tipos de usos y entender los objetivos y el bagaje cultural de los habitantes del mismo.

Otro de los temas que se discutirán es sobre los cambios en gobernanza y políticas que puedan formar barreras o ser oportunidades para la implementación exitosa de la RPF La degradación de la tierra es impulsada por muchos factores sociales, incluyendo factores macroeconómicos, demográficos y de gobernanza. La restauración a menudo requiere de ajustes en los marcos políticos, en sistemas de tenencia y en arreglos institucionales. Cambios en los sistemas gubernamentales solo funcionan si se incluyan todos los actores en forma adecuada en los procesos de toma de decisiones.

El taller es organizado por el MARN, la IUFRO y el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), con el apoyo del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (BMUM) y la contribución de la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Este encuentro se da en el marco de diversas acciones de restauración que se desarrollan en todo el mundo, como el Bonn Challenge, una iniciativa global que El Salvador ha impulsado y se suma con el Programa Nacional de Ecosistemas y Paisajes con una meta de restauración de un millón de hectáreas hacia el año 2030.

Al respecto, la ministra Pohl dijo que “estamos hablando de restaurar el paisaje, de hacer una agricultura sostenible, de asegurar el agua para las poblaciones, de realmente tener recursos para asegurar esta seguridad alimentaria que necesitamos como país. Estamos hablando de restaurar esos paisajes que son tan importantes para asegurar el microclima que se necesita en ciertos espacios”.

Este Programa se enmarca en la Política Nacional del Medio Ambiente y como tal representa una de las principales acciones tendientes a revertir la degradación ambiental y reducir la vulnerabilidad frente al cambio climático, que adopta un enfoque sinérgico entre las agendas de adaptación al cambio climático, la gestión integral del recurso hídrico, la conservación de la biodiversidad, y la lucha contra la degradación del suelo y la sequía.

Ese compromiso de El Salvador ha sido recibido con bastante expectativa por la comunidad internacional ya que constituye una medida política concreta de adaptación frente al creciente riesgo climático. Esa es la escala de esfuerzo que el país necesita para reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático.

Además, el encuentro sobre restauración está relacionado con las metas establecidas en el Convenio de Diversidad Biológica. Como este taller se realizan dos más, uno en África y el otro en Asia, por lo que la importancia de este encuentro trasciende a nivel mesoamericano