43 catalnicas decomisadas serán liberadas


Fueron entregadas al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en cajas de cartón. La mayoría no tenía plumas y otras apenas habían salido del cascarón. Un año y cinco meses después de cuidos veterinarios, 43 pericos están listos para volar libres por primera vez.

Las crías de catalnicas que han alcanzado la edad juvenil, son las mismas que la Policía decomisó en febrero de 2017 en diferentes operativos y que, posterior a la entrega, fueron trasladadas a un centro de rescate de fauna silvestre en Usulután, donde los veterinarios improvisaron incubadoras para darles calor.

Hoy estas aves fueron trasladas al nuevo recinto de preliberación de animales de la vida silvestre que el Ministerio construyó en medio de una zona boscosa de un Área Natural Protegida (ANP) del occidente del país.

Antes de ser liberadas por primera vez en su vida, es necesario que se adapten poco a poco al ambiente que las rodeará, por eso los biólogos del MARN decidieron llevarlas al nuevo recinto donde solo estarán por unos días más.

Nuevo recinto construido con fondo de compensación ambiental

Los pericos serán los primeros huéspedes de una de las dos grandes jaulas localizadas en medio del bosque de un ANP al occidente del país que fueron construidas con fondos de compensación ambiental por la ampliación de la carretera al Puerto de La Libertad.

Una de las jaulas tiene seis metros de ancho, por seis metros de largo y seis metros de alto, con una antesala de dos metros por dos metros, que sirve para manipular a las especies antes de introducirlas al recinto o para contenerlas mientras se limpia dicho espacio.

La otra, que será finalizada en las próximas semanas, cuenta con similares características y está a unos 30 metros de distancia. Sus dimensiones son de ocho metros de largo, por seis de ancho y cuatro de alto.

Los animales silvestres que son recuperados o entregados al MARN son evaluados y según su estado de salud pueden ser liberados de inmediato en un ANP o deben permanecer por días, semanas y hasta meses en recuperación.

Elba Martínez, técnica de gestión de vida silvestre del MARN, explica que antes de contar con este recinto se solicitaba el apoyo de un centro de rescate de fauna silvestre y por ello se buscó enfocar la compensación ambiental a esta necesidad de contar con espacios propios.

“Si nos entregan una especie que haya estado como mascota, no la podemos llevar a liberar inmediatamente. Para eso nos servirá este recinto, donde se le ofrecerá , poco a poco, comida del medio y se verá cómo se desarrolla en condiciones similares a su hábitat natural”, detalla Martínez.

El proyecto de construcción fue coordinado por el Ministerio de Obras Públicas, que también entregó una maqueta para que los visitantes puedan tener una imagen del recinto, ya que este espacio no está accesible al público para una mejor adaptación de las especies silvestres a su hábitat lejos del contacto humano. La maqueta está en el centro de interpretación del ANP.


6 julio, 2018