13403275_1186191971402086_67126040515654968_o
La implementación del Plan de Rescate del ríos urbanos necesitará una inversión de 300 millones de dólares, así lo explicó hoy la Ministra de Medio Ambiente y Recurso Naturales (MARN), Lina Pohl, durante la presentación del balance sobre la atención de la emergencia por la escasez de agua potable en el gran San Salvador.
La autoridad ambiental dijo que se construirían cuatro plantas de tratamientos de agua para sanear los ríos de las tres principales ciudades del país: San Salvador, Santa Ana y San Miguel.
Dos plantas serán construidas en los principales afluentes del Acelhuate: río Tomayate y Las Cañas, este último también conocido como Sumpa; una tercera en el río Suquiapa en Santa Ana y la cuarta en el Río Grande de San Miguel.
El plan de construcción de las plantas, sería financiado por el Gobierno central con la colaboración del Gobierno de Gran Bretaña a través de préstamos y contraparte.
Esta semana, técnicos del MARN, acompañados de personal de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados ANDA y especialistas de Biwater Internacional, realizaron diversas inspecciones de campo entre ellas un vuelo de reconocimiento en las riberas del Acelhuate y sus principales afluentes.
El objetivo fue reconocer la topografía que recorre el afluente de los ríos e identificar terrenos donde se podrían construir las obras de infraestructura necesarias para la implementación dicho plan.
Empresas deberán cumplir Ley de residuos
En el marco del Plan de Recuperación de Ríos Urbanos, la ministra Pohl, dijo que las empresas que realizan descargas directas en el río Acelhuate, tienen hasta octubre de 2017 para poder realizar las obras necesarias para evitar que sus vertidos lleguen hasta el cauce sin ningún tratamiento previo.
Añadió que desde octubre del año pasado, el MARN ha identificado a las empresas que más contaminan el R. Acelhuate, y se les ha dado de plazo un año para que se vean avances completos en el cumplimiento de la nueva normativa de aguas residuales.