RRR

El Día del Reciclaje se celebra cada año el 17 de mayo, para promover todo tipo de actividades de limpieza y reciclaje en el medio ambiente.

Durante este día se pretende fomentar la cultura tres “R”, es decir Reducir, Reutilizar y Reciclar, intentando crear una conciencia positiva en la sociedad, para luchar contra uno de los grandes problemas de la actualidad, como  son los residuos sólidos.

En una sociedad consumista donde se ha implantado la cultura de usar y tirar, el volumen de residuos ha crecido de una manera desorbitada, provocando que la basura y su toxicidad sea una grave amenaza para el entorno natural.

¿Cómo combatir desde casa o del trabajo este problema?

Reducir. Esta primera “R” implica disminuir el consumo de productos y evitar comprar productos con muchos empaques y  embalajes o materiales que contaminen el medio ambiente. Reducir la compra innecesaria de productos disminuye directamente la cantidad de residuos que se genera. También deben preferirse empaques que tenga potencial de reuso o reciclaje.

Reutilizar. Dar una nueva vida útil a las cosas que ya no son útiles para su uso original y usarlas tantas veces como sea posible antes de tirarlas a la basura. Se puede reutilizar botellas de plástico para crear adornos, cajas de cartón para hacer manualidades, tarimas de madera para fabricar muebles, llantas en desuso para macetas,  etc. Además de conseguir nuevos productos, se contribuye a la protección del  medio ambiente.

Reciclar. La gran mayoría de materiales que se utilizan pueden reciclarse: latas, vidrio, papel, cartón, plástico, los envases y los desechos orgánicos, entre otros.

Sus ventajas son varias: se evita el impacto ambiental que supone la eliminación de residuos, se contribuye a salvaguardar los recursos naturales que se utilizarían para nuevos productos.

Es necesario clasificar y separar los desechos sólidos que se generan; por ejemplo, separar en orgánicos (restos de comidas, frutas, verduras y de jardinería), e inorgánicos (papel, plástico, latas, cartón, entre otros). Con los desechos orgánicos se puede hacer compost y los inorgánicos pueden ser entregados en los diferentes centros de acopio o empresas recicladoras, las cuales los transformarán en nuevos productos o los utilizarán como fuente de energía.

Es importante entregar los residuos a gestores de reciclaje autorizados para garantizar el manejo ambientalmente responsable de los residuos.